Buscar este blog

lunes, 28 de febrero de 2011

Pablo y las Mentiras de su viaje a Chipre (Jesús no Existió)

.  

 st-pauls-journey ancientcyprusmap

Pablo de Tarso es ampliamente reconocido por ser la persona que sacó al incipiente Cristianismo de entre un pequeño grupo de rebeldes israelitas y lo llevó al mundo entero. Pablo se valió de una serie de viajes alrededor de las provincias romanas para llevar el mensaje de su “nueva doctrina”.

Pero… ¿Son ciertas todas las historias que nos cuenta el Nuevo Testamento sobre sus Viajes? Ya veremos que no. Estos “viajes evangelizadores” están repletos de mentiras, engaños y contradicciones.

En el presente artículo analizaremos un poco el primer punto de llegada de Pablo de lo que vendría a ser el comienzo de una serie de viajes : La Isla de Chipre.

Chipre es una isla estratégicamente localizada, administrada por los Tolomeos de Egipto hasta que fue anexada por Roma en 58 a.C. Económicamente apreciada por sus minas de cobre, (la mitad de las cuales fueron adjudicadas a Herodes el Grande por Augusto), en 22 a.C la isla se convirtió en una provincia senatorial, bajo el mando de un propraetor (aunque con el rango honorario de procónsul).

Un colega de trabajo de Pablo, de nombre Bernabé, era un judío de Chipre, así que ¿qué mejor sitio para inaugurar un gran viaje misionero que aquí? (Bueno, una mejor selección podría haber sido la ciudad de Decápolis; del todo gentil y mucho más accesible). El primer viaje de Pablo, comenzó el año 46 DC, luego de que el apóstol había pasado más de 10 años de retiro en Tarso, sin adelantar ningún trabajo evidente para el Señor, ni manteniendo contacto directo con los fieles. (Extraño ¿no?) Aún así, Pablo fue escogido por la iglesia de Antioquía (o más bien por el Espíritu Santo) para llevar la buena nueva a Chipre y Asia Menor. (Recordemos que Pablo no fue el primero en iniciar las evangelizaciones y misiones a sitios lejanos. En Hechos 11,19 habla de fieles “regados” allí anteriormente, predicando a los” judíos solamente”).

Luego de una parada en Salamis los apóstoles "atraviesan" la isla (las ciudades de Citium, Amathus y Curium no son mencionadas) y van derecho al Gobernador Sergio Paulo en Paphos, que coincidencialmente les había mandado a decir que quería escucharlos. (¿Por qué?, uno se pregunta. ¿Causaron tal conmoción desde el otro lado de la isla? Y entonces ¿por qué no lo sabemos?) Todo lo que toma es el rencoroso enceguecimiento de un mago rival (curiosamente llamado "Bar Jesus") y Sergio Paulo, aristócrata romano, gobernador y sin duda el más rico, y también el más poderoso hombre de la isla, es reclutado entre los cristianos.

“Por tradición” Chipre se torna el primer país gobernado por un cristiano, aunque extrañamente, nunca más oímos acerca de Sergio, ni hay evidencia de cristianismo temprano en la isla. De aquí en adelante, el rabino Saulo es conocido por su nombre romano, Paulus (que resulta ser precisa y curiosamente el apellido del gobernador).

No solo fue Pablo un éxito fenomenal con el procónsul Sergio, ¡sino que además recibió una paliza de él! ¿Suena un tanto contradictorio? Bueno esto es otra “Tradición Eclesiástica”, así que imagínenselo. A pesar de todas estas contradicciones, sorprendentemente, existe evidencia física (restos de la columna alrededor de la cual Pablo fue azotado) Aparentemente, sus seguidores pueden reconciliar las dos ideas insistiendo en que Pablo fue primero azotado, y luego convirtió al gobernador al cristianismo.

El milagroso desarrollo de todo esto es que un tronco de mármol seleccionado al azar en tiempos modernos proporciona “prueba” de la actividad misionera de Pablo, y por lo tanto “evidencia de Jesús”.

pablo piedra    pablo latigazos 

 Si le hace más feliz, usted puede creer que San Pablo fue “azotado 39 veces” contra éste inofensivo tronco de mármol, antes de convertir a su atormentador Sergio Paulo

Hay una evidencia un poco más aceptable (de Sergio Paulo, no de San Pablo) es una piedra grabada hallada en el sitio del antiguo Soli (Kyrenia) en el norte de Chipre, a finales del Siglo 19. Por la misma época, una piedra de lindero fue hallada en Roma, de la época del emperador Claudio (41-54) dando el nombre de Sergio Pablo nombrado curador "de las márgenes y el canal del río Tíber." ¿Sería acaso el mismo hombre? La “Epístola a los Romanos” de Pablo no lo menciona, lo que sugiere que no lo era

paulus2

Una de las razones que nos lleva a pensar sobre la falsedad de todo esto es que el palacio del Gobernador, aún hoy, es una visible celebración de un vibrante paganismo, abarcando siglos de ocupación romana. El gigantesco complejo palacial, que mide 120 x 90 metros, incluye la normal distribución de habitaciones públicas y estatales, jardines y balnearios. Exquisitos pisos de mosaico muestran a los dioses romano-helénicos, y todo ¡sin un solo ícono cristiano a la vista! El antiguo Paphos tenía su teatro, ágora y hasta un Asklepion, el sitio de culto con hospital adjunto del cada vez más popular dios Asclepius, hasta su derribamiento por Jesús (Ver articulo: Jesús y su saliva). Podríamos también razonablemente sospechar el trabajo fraudulento por su curiosa similitud (nuevamente) entre el trabajo de "Lucas" (el supuesto autor de los Hechos) y el relato de Josefo escrito en la década de los 90.

Veamos:

Josefo (Antiguedades 20.7.2)

“Mientras Félix fue procurador de Judea, conoció a Drusilla, y se enamoró de ella ... Le envió a alguien llamado Simón*, uno de sus amigos; era un judío, nativo de Chipre, y quien pretendía ser mago, y se esforzaba en persuadirla de abandonar a su presente esposo, y casarse con él”

Hechos 13,4-8

4 Ellos, entonces, enviados por el Espíritu Santo, descendieron a Seleucia, y de allí navegaron a Chipre.

5 Y llegados a Salamina, anunciaban la palabra de Dios en las sinagogas de los judíos. Tenían también a Juan de ayudante.

6 Y habiendo atravesado toda la isla hasta Pafos, hallaron a cierto mago, falso profeta, judío, llamado Bar-jesús,

7 que estaba con el procónsul Sergio Paulo, varón prudente. Este, llamando a Bernabé y a Saulo, deseaba oír la palabra de Dios.

8 Pero les resistía Elimas*, el mago (pues así se traduce su nombre), procurando apartar de la fe al procónsul.

* Pero según ciertos manuscritos el nombre que ofrece Josefo es "Átomos", posiblemente una corrupción de Hetoimos (Elymas?). De ningún modo es Elymas una traducción o un equivalente de Bar-Jesus.

Pero lo verdaderamente asombroso y que nos revela la naturaleza de Pablo es lo que sigue:

Hechos 13,9-12

9 Entonces Saulo, que también es Pablo, lleno del Espíritu Santo, fijando en él los ojos,

10 dijo: ¡Oh, lleno de todo engaño y de toda maldad, hijo del diablo, enemigo de toda justicia! ¿No cesarás de trastornar los caminos rectos del Señor?

11 Ahora, pues, he aquí la mano del Señor está contra ti, y serás ciego, y no verás el sol por algún tiempo. E inmediatamente cayeron sobre él oscuridad y tinieblas; y andando alrededor, buscaba quien le condujese de la mano.

12 Entonces el procónsul, viendo lo que había sucedido, creyó, maravillado de la doctrina del Señor.

Increíblemente Pablo hace la suerte de brujo o hechicero y le envía una maldición a Elymas/Bar-Jesús dejándolo ciego solo porque no creía lo mismo que el. ¿Quién es el verdadero mago en todo esto?

________________

Pero después de esto Pablo, en lugar de capitalizar la conversión del rico y poderoso acólito en Chipre y fortalecer su iglesia allí, zarpa para Pisidia a enfrentar desafíos mucho mayores.

Todas las irregularidades, mentiras y manipulaciones que rodean esta primera parada evangélica de Pablo en la isla de Chipre, solo nos confirma que es el inicio de una bitácora cargada de absurdos y falsedades… no nos debe extrañar, ya que esta es una constante en la vida de Pablo.

 

paul-journey-1

Fuentes:
- Hermann Detering, The Falsified Paul, Early Christianity in the Twilight
- A. N. Wilson, Paul, The Mind of the Apostle
- John Ziesler, Pauline Christianity
- Flavio Josefo, Antigüedades Judías
- Edward Stourton, In the Footsteps of Saint Paul
- John Drane, Introducing the New Testament
- J. Murphy-O'Connor, Paul, A Critical Life
- J. Murphy-O'Connor, Paul, His Story

.                  Ver: Pablo; Conclusiones desde el Ateismo

                      Ver Artículos sobre: Pablo de Tarso 

                            Ver: Pablo, El Falso Apóstol 

                       Ver: Jesús no Existió. Introducción.               

                              Ver Sección: Análisis Bíblico.

ARTICULOS RELACIONADOS
 

“No llego a comprender por qué, siendo los niños tan inteligentes, los adultos son tan tontos. Debe ser fruto de la educación”     Alexandre Dumas (hijo)

                                Ver todos los Artículos         

viernes, 25 de febrero de 2011

Pablo y su ignorancia sobre las leyes Judías (Jesús no Existió)

paul tarsus

Repasemos un par de cosillas amigo Creyente lector. Recordemos que Pablo estudió y se instruyó bajo el amparo de Gamaliel, reconocido doctor de la ley y prominente miembro del sanedrín:

Hechos 22,3

Yo de cierto soy judío, nacido en Tarso de Cilicia, pero criado en esta ciudad, instruido a los pies de Gamaliel, estrictamente conforme a la ley de nuestros padres, celoso de Dios, como hoy lo sois todos vosotros.

Y recordemos también que Pablo fue miembro de la policía Judía del Sanedrín con la autoridad de perseguir y capturar Cristianos; hasta tal punto que obtenía “permisos” para perseguir Cristianos llegando incluso a sitios geográficamente muy apartados como Damasco.

Todo esto nos hace pensar que Pablo tenía un conocimiento bastante amplio y profundo de las leyes judías.

Pues no; no es así. Como veremos a continuación, el desconocimiento de Pablo de los elementos más básicos de los estatutos y costumbres Judías, son francamente escandalosos y terribles. Veamos algunos de ellos.

_____________

Pablo al llegar a Jerusalén se reúne con un grupo de ancianos Judíos muy “Celosos por la ley”, los cuales le reclaman a Pablo el que esté predicando enseñanzas opuestas a las leyes judías:

Hechos 21,17-26

21:17 Cuando llegamos a Jerusalén, los hermanos nos recibieron con gozo.
21:18 Y al día siguiente Pablo entró con nosotros a ver a Jacobo, y se hallaban reunidos todos los ancianos;
21:19 a los cuales, después de haberles saludado, les contó una por una las cosas que Dios había hecho entre los gentiles por su ministerio.
21:20 Cuando ellos lo oyeron, glorificaron a Dios, y le dijeron: Ya ves, hermano, cuántos millares de judíos hay que han creído; y todos son celosos por la ley.
21:21 Pero se les ha informado en cuanto a ti, que enseñas a todos los judíos que están entre los gentiles a apostatar de Moisés, diciéndoles que no circunciden a sus hijos, ni observen las costumbres.
21:22 ¿Qué hay, pues? La multitud se reunirá de cierto, porque oirán que has venido.
21:23 Haz, pues, esto que te decimos: Hay entre nosotros cuatro hombres que tienen obligación de cumplir voto.
21:24 Tómalos contigo, purifícate con ellos, y paga sus gastos para que se rasuren la cabeza; y todos comprenderán que no hay nada de lo que se les informó acerca de ti, sino que tú también andas ordenadamente, guardando la ley.
21:25 Pero en cuanto a los gentiles que han creído, nosotros les hemos escrito determinando que no guarden nada de esto; solamente que se abstengan de lo sacrificado a los ídolos, de sangre, de ahogado y de fornicación.
21:26 Entonces Pablo tomó consigo a aquellos hombres, y al día siguiente, habiéndose purificado con ellos, entró en el templo, para anunciar el cumplimiento de los días de la purificación, cuando había de presentarse la ofrenda por cada uno de ellos.

Los cuatro hombres que debían cumplir esas ceremonias de puri­ficación eran judíos que habían hecho el voto del nazireato para un tiempo dado. Esas ceremonias implicaban gastos considerables; se comprende, pues, que al tomar Pablo a su cargo a éstos, infiltrán­dose entre ellos sin haber hecho antes el voto previo (¡y con razón!), cae en el caso de corrupción de cuatro nazirim, crimen muy grave, tanto para él como para ellos, y en el de falsa declaración de nazi­reato, verdadero sacrilegio, ya que profanaba las ceremonias de liberación de ese estado

El versículo 24 aclara que se deben rasurar la cabeza. Esto es muy contradictorio ya que en 1 Corintios

1 Corintios 11,14

La naturaleza misma ¿no os enseña que al varón le es deshonroso dejarse crecer el cabello?

En efecto, esa frase demuestra su fraude durante esa ceremonia sacrílega, y sobre todo que jamás fue judío. Porque un judío insultando al nazireato no es ninguna tontería... Además, Jesús llevaba los cabellos largos.

Indudablemente, Flavio Josefo nos cuenta en sus Antigüedades judaicas, que Herodes Agripa I pagó a veces los costos del fin del nazireato de numerosos nazirím que no poseían dinero, pero lo hizo de manera oficial y en su calidad de soberano, sin participar él mismo en ello clandestinamente. De hecho, lo que perseguía Pablo era cambiar de cara alegando un motivo oficial y confesable. De ahí su sacrílega artimaña.

paul jew

_____________

En Jerusalén, el tribuno Lisias con­voca al Sanedrín y llama a su presencia a Pablo, que acude bajo la protección de los legionarios. Es entonces cuando nuestro Pablo tiene la audacia cínica de declarar:

Hechos 23,1

Entonces Pablo, mirando fijamente al concilio, dijo: Varones hermanos, yo con toda buena conciencia he vivido delante de Dios hasta el día de hoy.

Debido a este atrevimiento, el sumo sacerdote Ananías ordena a uno de los que están a su lado que le golpeen en la boca.

Hechos 23,2

El sumo sacerdote Ananías ordenó entonces a los que estaban junto a él, que le golpeasen en la boca.

Y Pablo declara, furioso:

Hechos 23,3

Entonces Pablo le dijo: ¡Dios te golpeará a ti, pared blanqueada! ¿Estás tú sentado para juzgarme conforme a la ley, y quebrantando la ley me mandas golpear?

Con cal viva se blanqueaban los umbrales, los dinteles y las puer­tas de los sepulcros utilizados para alertar a los judíos y evitarles el contacto con un lugar impuro, en el que se descomponía lentamente un cadáver. Los calificativos de “sepulcro” y de “pared blanqueada” equivalían por lo tanto a tratar a alguien de podredumbre o de ca­rroña. (Jesús, por cierto, tampoco se privó de utilizarlos; véase Ma­teo 22,27 y Lucas 11,44)

Pablo, dándose cuenta entonces de la magnitud de la torpeza que había cometido, replicó sin inmutarse a los judíos que le acusaban de haber insultado al “soberano pontífice de Dios” (Hechos 23,4); A lo que Pablo asombrosamente responde:

Hechos 23,5

Pablo dijo: No sabía, hermanos, que era el sumo sacerdote; pues escrito está: No maldecirás a un príncipe de tu pueblo.

Esto constituye una prueba más de que no era judío, y que no creció espiritualmente “a los pies de Gamaliel”, como afirma. Por­que en ese caso conocería el rostro de aquel que le sucedió, su suce­sor directo; habría tenido que encontrarle forzosamente, como sim­ple cohén, en la casa de Gamaliel. Pero, sobre todo, conocería sus ropas y ornamentos rituales, y sabría, así identificarlo entre los sanedritas.

¿Quién pensaría, por ejemplo, un sacerdote católico ro­mano que, en presencia de un concilio, no supiera distinguir al papa por sus ornamentos particulares, su puesto, su importancia y su autoridad? Pablo demostró aquí su ignorancia total y absoluta de las leyes y costumbres judías.

_____________

De hecho es seguro que Saulo-Pablo mintió al asegurar que estudió la religión judía “a los pies de Gamaliel”, el doctor supremo, tal como él pretende (o como se le hace decir) en los Hechos 22,3. Ignora completamente sus detalles.

Cuando declara, despectivo: «¿Acaso Dios se ocupa de los bueyes?» (1Corintios 9,9), aquí razona como buen idumeo, como árabe, pero no como hijo de Israel. Si no, recordaría las prescripciones de Moisés respecto a los animales, prescripciones llenas de una piedad y una dulzura totalmente extrañas a la época en que fueron dictadas y a los pueblos que eran entonces enemigos de Israel. Citemos unos pequeños ejemplos: Génesis 9,9-10; Éxodo 23,5; 12 y 19; Deuteronomio 22,10, etc. Y el animal al que se sacrifica o al que se inmola no debe sentir la muerte, para ello, el filo del cuchillo no ha de tener defecto alguno, ya que el animal no debe sufrir en absoluto. De lo contrario, la carne es impura y no es apta para el consumo.

Convengamos que, para la época de su promulgación, semejante ley implicaba un avance moral considerable respecto a las leyes en vigor. Esta benevolencia hacia estos animalitos la hereda Moisés del antiguo Egipto. El cristianismo, al ser paulino de origen, ignorará todo eso...

Si revisamos las epístolas atribuidas a Saulo-Pablo resulta que solo conoció las escrituras judías a través de su versión griega, llamada de los Setenta, la utilizada por los Gentiles que se habían adherido a la religión judía. Ahora bien, si hubiera estudiado, y durante largo tiempo, claro está, “a los pies de Gamaliel”, rabino de Israel, los cursos de teología habrían tenido lugar en arameo, sobre textos he­breos.

“El rabinismo de Pablo es superficial, y ni siquiera le ha inculcado ese respeto a la ciencia sagrada que era su propia razón de ser. Se diría que a los verdaderos rabinos, a los fariseos puros, sólo los ve a través de un prisma que los deforma, y no me sorprendería que fuera, en efecto, así”.

(Cf. Ch. Guignebert, Le Christ, V.)

pablo_de_tarso_2

_____________

Por otra parte, y mucho mas asombroso aun; cuando vemos que Pablo asegura que la ley del Sinaí no fue dada a Moisés por el Eterno, sino por uno o varios ángeles (Hechos 7,30, 36, 38 y 53) ¡!!!!!!! Contradiciendo lo que el Antiguo Testamento afirma, Pablo dice que fueron ángeles y no Dios quien le dio las leyes a Moisés. Es evidente que esta afirmación deriva de la de Saulo-Pablo en su Epístola a los Gálatas

Gálatas 3,19

Entonces, ¿para qué sirve la ley? Fue añadida a causa de las transgresiones, hasta que viniese la simiente a quien fue hecha la promesa; y fue ordenada por medio de ángeles en mano de un mediador.

Ahora bien, esa misma afirmación según la cual la ley del Sinaí fue promulgada por ángeles, los Hechos la colocan en boca de Esteban, el diácono, en el instante en que va a ser lapidado por los judíos, exasperados por lo que ellos consideran blasfe­mias. Por increíble que parezca, Esteban no sabe que el Antiguo Testamento fue Dios quien aparece en la zarza ardiente… ¿O todo es una manipulación?:

Hechos 7,30

Pasados cuarenta años, un ángel se le apareció en el desierto del monte Sinaí, en la llama de fuego de una zarza.

¡Y Saulo-Pablo todavía no se ha convertido! E incluso está allí, según parece, montando guardia delante de las vestiduras de los ejecu­tores (Hechos 7,58). Su Epístola a los Gálatas, por lo tanto, todavía no está escrita. Pero en esto no pensó el escriba anónimo del siglo IV.

______________

Es conveniente recordar que el judaísmo comprendía dos categorías de fieles, y uno sólo se convertía verdaderamente en “hijo de Israel” al cabo de dos etapas, a saber:

1) Prosélitos de primer grado, llamados “temerosos de Dios”. Éstos observaban la Ley de Noé (de ahí su nombre de noacitas), es decir que no consumían sangre, y por este motivo, ninguna carne procedente de animal ahogado (Génesis 9,1-7)

2) Prosélitos de segundo grado, llamados “de justicia”. Observaban la Ley de Moisés con todo su rigor: prohibición de sangre, de carnes consagradas y ofrecidas en altares dedicados a otros dioses, de carnes procedentes de animales ahogados o impuros, etc. (Deuteronomio, capítulos 12-26).

Es fácil sacar la conclusión de que Saulo-Pablo ni siquiera fue pro­sélito de primer grado, un “temeroso de Dios”, porque al tener que respetar la Ley de Noé, que imponía la fecundidad sexual (Génesis 9,7), no habría podido aconsejar a sus seguidores:

1 Corintios 7,38

De manera que el que la da en casamiento hace bien, y el que no la da en casamiento hace mejor.

También hay que recordar la irregular circuncisión que le realizó su discípulo Timoteo, de la cual debemos suponer que ni siquiera fue un cohén regular el que la practicó.

____________

Pablo ilustrado y adoctrinado por el Maestro Gamaliel... Mentira.

Pablo profundo conocedor de las leyes y costumbres Judías… Mentira también.

¿Hasta donde podrá apretar la venda en los ojos de los Cristianos que se empeñan en ver a Pablo como un “Apóstol” digno de Jesús?

.

SAN PABLO2

Fuentes:
- Ch. Guignebert, Le Christ, V
- R. Ambelain, La Vie secrète de Saint Paul
- J. Murphy-O'Connor, Paul, A Critical Life
- J. Murphy-O'Connor, Paul, His Story
- W. H. Friend, The Rise of Christianity

.                  Ver: Pablo; Conclusiones desde el Ateismo

                      Ver Artículos sobre: Pablo de Tarso 

                            Ver: Pablo, El Falso Apóstol 

                       Ver: Jesús no Existió. Introducción.               

                              Ver Sección: Análisis Bíblico.

ARTICULOS RELACIONADOS
 

“Algunos están destinados a razonar erróneamente; otros a no razonar en absoluto, y otros a perseguir a los que razonan”   Voltaire

                                Ver todos los Artículos           

miércoles, 23 de febrero de 2011

Pablo; entre mentiras, circuncisiones y Timoteo (Jesús no Existió)

paul-and-timothy

Pablo es un mentiroso y manipulador… lo he dicho en varias ocasiones en los últimos artículos y creo que las evidencias tanto bíblicas como históricas hablan por si mismas. El presente nos ilustrará una vez más como Pablo es capaz no solo de engañar a los inocentes y crédulos que le rodean, sino también como manipula y modifica a placer las leyes judías para lograr sus propósitos. Hablo específicamente de la poco conocida historia de la circuncisión de Timoteo.

Timoteo era un joven de madre judía y padre griego (Hechos 16,1), nacido en Listra y se cree que fue convertido al cristianismo en el primer viaje de Pablo donde estaba Listra incluida en el itinerario. Y antes de acompañar a Pablo en sus viajes, fue circuncidado por el mismo “Apóstol”… Veamos como nos lo cuenta la Biblia:

Hechos 16,1-3

16,1 Después llegó a Derbe y a Listra; y he aquí, había allí cierto discípulo llamado Timoteo, hijo de una mujer judía creyente, pero de padre griego;

16,2 y daban buen testimonio de él los hermanos que estaban en Listra y en Iconio.

16,3 Quiso Pablo que éste fuese con él; y tomándole, le circuncidó por causa de los judíos que había en aquellos lugares; porque todos sabían que su padre era griego.

Ojala el creyente Lector pudiese leer con calma este fragmento bíblico que acabo de transcribir y notará todas las incoherencias e incongruencias que parten de aquí.

Porque en el versículo siguiente ya se observa la evidente contradicción:

Hechos 16,4

Y al pasar por las ciudades, les entregaban las ordenanzas que habían acordado los apóstoles y los ancianos que estaban en Jerusalén, para que las guardasen.

Pero… ¿Acaso Pablo no es Cristiano ya? ¿Por qué un apóstol Cristiano como Pablo va a ir de ciudad en ciudad comunicando decretos judíos? ¿Qué decretos son ésos?... Aquí los tenemos:

Hechos 15,28-29

15,28 Porque ha parecido bien al Espíritu Santo, y a nosotros, no imponeros ninguna carga más que estas cosas necesarias:

15,29 que os abstengáis de lo sacrificado a ídolos, de sangre, de ahogado y de fornicación; de las cuales cosas si os guardareis, bien haréis. Pasadlo bien.

Aquí no se habla para nada de circuncisión... Porque de lo que aquí se trata es de la Ley de Noé, menos severa que la Ley de Moisés. Por consiguiente, la operación efectuada sobre Timoteo por el propio Pablo fue una circuncisión clandestina, no ritual, con el fin de engañar, y por lo tanto cínica y sacrílega.

Ahora bien, él no tenía ninguna autoridad para efectuarla, al no ser judío, y menos aún sacrificador. Y si hubiera sido judío; Pablo, a quien se nos presenta como jefe de una milicia al servicio del Sanedrín, demostraba con esta función puramente laica que no era sacerdote. Porque es más que dudoso que Gamaliel, doctor supremo de Israel, hubiera recibido entre sus discípulos a un joven judío destinado simplemente a desempeñar el papel de jenízaro. Así pues. Pablo mintió al pretender haber sido educado “a los pies de Gamaliel” (Hechos 22,3).

Veamos cómo se desarrollaba esa circuncisión ritual.

Exigía la presencia de tres mohelim (sacrifícadores), y de siete testigos varones adultos. La circuncisión, que comenzaba con el cuchillo ritual el primer mohel, se terminaba dentibus. La primera aspiración de sangre la tragaba ese primer mohel, que representaba a “Dios, el primer servido”. Las dos aspiraciones siguientes las escupían a continuación los otros dos mohelim en una copa de vino de bendición. Con ese vino consagrado se frotaba los labios del joven circunciso. La copa circulaba luego del padre a los invitados varones, y todos bebían de ella. Tenía lugar así la comunión con el Israel humano, y luego venía la comunión con Dios. El resto del vino pasaba a la madre, que lo mezclaba con pasteles y con confituras que eran distribuidas en seguida entre los amigos de la familia. (Cf. León de Módena, gran rabino de Venecia, Cérémonies & Coutumes juives, p.131.)

Por último, durante esta triple comunión con Dios, los sacerdotes y los laicos, se cantaba el salmo 16 de Ezequiel: “¡Revive en tu sangre!”. Y ésta era la única circunstancia en que los judíos podían ingerir sangre.

¡Aquí cogemos a Saulo-Pablo con las manos en la masa! Porque no tenía absolutamente ningún derecho a efectuar esa operación ritual, que era realizada sucesivamente por tres mohelim (operadores) en pre­sencia del shamoch (notario), y de al menos seis testigos mayores. Esta circuncisión sacrílega es una falsedad más que añadir en el expediente de Pablo.

Además, como se ve por este relato. Pablo no tenía complejos, y para realizar con gran desenvoltura el rito más sagrado de la Antigua Alianza; ignorando completamente todos los rituales anteriormente mencionados. Porque un hijo de Israel “educado los pies de Gamaliel” jamás se habría atrevido a cometer tal impiedad.

Este constituye, pues, un gran sacrilegio de Saulo-Pablo, y es fácil de concebir que suscitara entre los judíos un fuerte odio cuando fuera conocido por ellos.

apostles

_____________________

Llama poderosamente la atención el que Pablo decidiera (siendo ya Cristiano) circuncidar a Timoteo. Recordemos que Pablo procede de una familia de incircuncisos (es el reproche esencial que los judíos hacen a la dinastía idumea de los Herodianos), por lo que es adversario de la circuncisión y de los tabúes judaicos, cosa que un judío de raza, presa tanto de un subconsciente hereditario como de la educación recibida en su primera infancia, jamás se atrevería a infringir, y menos aún a combatir.

Veamos:

Hechos 15,1-35 ; 21,21

Romanos 4,9

Gálatas 5,2 ; 6,12

Filemón 3,3

Colosenses 3,11

Gálatas 6,15

I Corintios 7,19

Podrá constatarse que esos textos son categóricos: Pablo es enemigo de los ritos judaicos esenciales. Y en su libro Saint Paúl, apotre Giuseppe Ricciotti saca la conclusión: “El evangelio particular de Pablo no imponía esos ritos; es más, incluso los excluía”

____________________

Una de las excusas que suelen dar los Creyentes a esta “extraña” decisión de Pablo de circuncidar a Timoteo es que como iban a comenzar una serie de viajes a través de zonas llenas de Judíos, era necesario hacerse pasar por ellos; y la mejor manera era circuncidándose.

No puede ser más ingenuo e iluso este argumento. Si fuese cierto, comprobamos entonces más mentiras, manipulaciones y maniobras por parte de Pablo que pretende engañar al público que recibirá su doctrina (vaya manera de comenzar a predicar, manipulando y engañando) ¿o es que acaso los judíos iban revisando a cada uno de los genitales de los extranjeros para corroborar sus raíces judaicas? ¿Qué clase de ejemplo le está dando a su discípulo Timoteo cuando le pide que ofrezca una parte de su cuerpo para engañar a quienes les rodean e inclusive sabiendo que Pablo está en contra de esa practica? Esto es realmente asombroso, contradictorio y alucinante.

____________________

Debemos aclarar algo amigos lectores. Pablo NO estaba circuncidado desde niño ya que No era judío, era idumeo, hermano de Costobaro, nieto de la hermana de Herodes el Grande (amiga de la emperatriz Livia). Los idumeos y nabateos son de raíces árabes; por lo que Pablo con el fin de convertirse en jefe de la policía política judeo-idumea tuvo que hacerse circuncidar más adelante y así convertirse oficialmente al judaísmo, cortando con sus orígenes árabes

Por otra parte, Roma no admitía la circuncisión para los gentiles que abrazaban el judaísmo (Pablo era romano de nacimiento). A continuación, y en virtud de la Lex Cornelia, emperadores como Adriano y Antonino el Piadoso, prohibieron formalmente dicho rito mediante la publicación de edictos. A los hombres libres que se hicieran circuncidar les esperaban penas diversas, como expulsión, confiscación de los bienes o pena capital. En los tiempos de Saulo-Pablo todavía no regía tanta severidad, pero los romanos ya mostraban un rechazo formal hacia todo latino o griego que se hubiera pasado al judaísmo. De manera que nos encontramos a nuestro Pablo no sólo separado del mundo idumeo y nabateo, sino también del romano y del griego. ¿Qué podía hacer?...

¡Fácil! inventar y convertirse el mismo en el líder de una nueva religión…

¿Ya lo va entendiendo amigo Cristiano lector?

.

paul timothy

Fuentes:
- Henry H. Milman, The History of the Jews
- Leslie Houlden, Judaism & Christianity
- R. Ambelain, La Vie secrète de Saint Paul
- J. Murphy-O'Connor, Paul, A Critical Life
- J. Murphy-O'Connor, Paul, His Story
- W. H. Friend, The Rise of Christianity

                 Ver: Pablo; Conclusiones desde el Ateismo

                      Ver Artículos sobre: Pablo de Tarso 

                            Ver: Pablo, El Falso Apóstol 

                       Ver: Jesús no Existió. Introducción.               

                              Ver Sección: Análisis Bíblico.

ARTICULOS RELACIONADOS
 

“La razón es la ramera del diablo, que no sabe hacer más que calumniar y perjudicar cualquier cosa que Dios diga o haga”      Martín Lutero

                                Ver todos los Artículos           

lunes, 21 de febrero de 2011

Pablo, El Falso Apóstol (Jesús no Existió)

sanpablo apostol

Cuando el Creyente Cristiano escucha la palabra “Apóstol” de seguro que el primer personaje que le viene a la mente es Pablo de Tarso. Y es que Pablo siempre ha sido considerado el más grande de todos los apóstoles, de hecho es el “Apóstol por excelencia”… Pero, ¿Se merecía ese titulo Pablo? ¿Qué es en realidad un Apóstol?

Lo primero que debemos hacer es diferenciar lo que es un “Apóstol” de un “Discípulo” ya que muchos Creyentes confunden e intercambian los términos; e incluso le asignan ambas definiciones a Pablo.

Según RAE “Discípulo”: (Del lat. discipŭlus).

m. Persona que aprende una doctrina, ciencia o arte bajo la dirección de un maestro.

Un discípulo es básicamente el alumno de un maestro. El término no es muy común en el Antiguo Testamento (Isaías 8,16), pero en los escritos rabínicos (1 Crónicas 25,8) es una figura muy familiar como alumno de un rabino, de quien aprendía el saber tradicional. En el mundo griego, de la misma manera, los filósofos estaban rodeados de sus alumnos. Dado que los alumnos a menudo adoptaban las enseñanzas características de sus maestros, la palabra llegó a significar adherente a una concepción particular en religión o filosofía.

Los seguidores de Juan el Bautista eran conocidos como sus discípulos (Marcos 2,18; Juan 1,35). Probablemente se aplicaba este término a sus seguidores más allegados. Practicaban la oración y el ayuno de acuerdo a sus instrucciones (Marcos 2,18; Lucas 11,1), y algunos de ellos le prestaron auxilio cuando estaba en la cárcel, y se ocuparon de su sepultura (Mateo 11,2-7; Marcos 6,29).

Aunque Jesús (así como Juan) no fue oficialmente reconocido como maestro (Juan 7,14s), entre el pueblo era conocido como maestro o rabino (Mr. 9,5; 11,21; Jn. 3,2), y los que se asociaban con él eran conocidos como discípulos. A veces el vocablo puede aplicarse a todos aquellos que aceptaban su mensaje (Mt. 5,1; Lc. 6,17; 19,37), pero también puede referirse más precisamente a aquellos que lo acompañaban en sus viajes (Mr. 6,45) y especialmente a los doce apóstoles (Mr. 3.14)

Aquellos que se hicieron discípulos fueron enseñados por Jesús y designados como sus representantes para predicar su mensaje, expulsar demonios, y sanar enfermos (Mr. 3.14s).

Según Lucas, los miembros de la iglesia primitiva eran conocidos como discípulos (Hechos 6,1 y frecuentemente a partir de ese momento). Esto aclara que los discípulos terrenales de Jesús formaron el núcleo de la iglesia, y que el modelo de la relación entre Jesús y sus discípulos terrenales sirvió de pauta para la relación entre el Señor resucitado y los miembros de su iglesia.

Sin embargo, lo interesante de esto es que el vocablo “discípulo” no aparece fuera de los evangelios y Hechos. Curiosamente ninguna epístola ni el Apocalipsis lo nombra.

paul apostole

_________________

Según RAE “Apóstol” (Del lat. apostŏlus, y este del gr. ἀπόστολος, enviado).

- m. Cada uno de los doce principales discípulos de Jesucristo, a quienes envió a predicar el Evangelio por todo el mundo.

- m. U. también referido a San Pablo y a San Bernabé.

“Apóstoles” son los hombres escogidos por Jesús, para que estuvieran con él y para enviarlos a predicar:

Mateo 10,2-3

10:2 Los nombres de los doce apóstoles son estos: primero Simón, llamado Pedro, y Andrés su hermano; Jacobo hijo de Zebedeo, y Juan su hermano;

10:3 Felipe, Bartolomé, Tomás, Mateo el publicano, Jacobo hijo de Alfeo, Lebeo, por sobrenombre Tadeo, 4Simón el cananista, y Judas Iscariote, el que también le entregó

Pero creo que donde mejor se define la diferencia de estos términos es en Lucas:

Lucas 6,12-16

6:12 En aquellos días él fue al monte a orar, y pasó la noche orando a Dios.

6:13 Y cuando era de día, llamó a sus discípulos, y escogió a doce de ellos, a los cuales también llamó apóstoles:

6:14 a Simón, a quien también llamó Pedro, a Andrés su hermano, Jacobo y Juan, Felipe y Bartolomé,

6:15 Mateo, Tomás, Jacobo hijo de Alfeo, Simón llamado Zelote,

6:16 Judas hermano de Jacobo, y Judas Iscariote, que llegó a ser el traidor.

Según esto, discípulos son todos sus seguidores, pero apóstoles son solo los 12 elegidos.

En todo caso la palabra “Apóstol” solo aparece en los Evangelios en 8 pasajes, todos relacionados con los 12 escogidos directamente por Jesús. (Mateo 10,2; Marcos 6,30; Lucas 6,13; 9,10; 11,49; 17,5; 22,14; 24,10) El evangelio de Juan nunca nombra este término.

Pero sin duda quien más lo utiliza es el libro de Hechos y las cartas de Pablo.

.

De acuerdo con algunos teólogos, lo expuesto en la Biblia indica que son cinco las características necesarias para ser llamado Apóstol. Un Apóstol verdadero debe poseer las 5 características:

- Haber conocido a Jesús.

- Haber sido escogidos y enviados por Jesús.

- Haber sido testigos de Jesucristo resucitado.

- Dar la vida por Dios y por el evangelio.

- Seguir a Jesucristo.

Todos los Apóstoles, excepto Matías, que fue elegido por sorteo para reemplazar al Judas Iscariote, cumplieron estas cinco características. En el caso de Pablo de Tarso, recordemos que no está claro si vio a Jesucristo, dado que sólo se menciona que escuchó la voz de Jesucristo y quedó ciego en el camino a Damasco (suponiendo que no es un engaño o actuación de Pablo, o en su defecto una manifestación de su enfermedad). Posteriormente firma sus escritos como “Pablo, Apóstol de los gentiles”

Según esto Pablo NO debería ser considerado apóstol.

pablo de tarso apostol

Basándonos en los conceptos e interpretaciones de ambos términos, Pablo sería en el mejor de los casos solo un “Discípulo” de las enseñanzas de Jesús; ya que en realidad era discípulo de Gamaliel (Hechos 22,3), pero si consideramos que un discípulo es básicamente el alumno de un maestro y seguidor de sus enseñanzas, Tanto Pablo, como usted amigo lector Cristiano pueden considerarse “Discípulos” de Jesús.

Pero ni Pablo, ni Bernabé, ni usted ni nadie con excepción de los 12 escogidos directamente por Jesús (y posiblemente incluyendo a Matías), deberían tener el privilegio de utilizar la denominación de Apóstol.

Pero claro, Pablo, en su afán de conquistar el mundo a través de su nueva teología no dudó ni un instante de autodefinirse y gritar a los cuatro vientos su condición de “Apóstol de Jesús”

1 Romanos 1,1

1:1 Pablo, siervo de Jesucristo, llamado a ser apóstol, apartado para el evangelio de Dios,

¿De donde sacó Pablo la idea de que el era un Apóstol? ¿Acaso se lo dijo Jesús en alguna de sus visiones? ¿O fue designado por alguno de los 11 apóstoles elegidos directamente por Jesús? No, nada de esto. El solito se puso los galones.

Es interesante y hasta algo divertido lo que dice Jesús en Mateo:

Mateo 10,5-6

10:5 A estos doce envió Jesús, y les dio instrucciones, diciendo: Por camino de gentiles no vayáis, y en ciudad de samaritanos no entréis,

10:6 sino id antes a las ovejas perdidas de la casa de Israel.

Jesús instruye a sus 12 APÓSTOLES elegidos por el para que no vayan a predicar a los gentiles (romanos por ejemplo)… y Pablo contradiciendo absolutamente todas estas instrucciones de Jesús, no solo se “roba” el término de apóstol, sino que hace exactamente lo contrario que Jesús prohibió: Pablo fue directamente a predicar “por camino de gentiles” hasta tal punto que llego a la capital gentil del mundo: Roma.

Si esto no es ser desobediente y descarado, no sé que lo será.

Además, recordemos que el mismo Pablo era un gentil. El mismo se denominaba romano de nacimiento (Hechos 16,37; 22,27-28). Siendo muy probable que se convirtiera al judaísmo circuncidándose mucho después.

En serio amigos lectores Cristianos, ¿A quien se le ocurre creer que Jesús (que no quería que predicaran a los gentiles) iba a elegir como su más grande Apóstol a un Gentil Romano? Pensar o siquiera insinuar esto es creer que Jesús se contradijo aparatosamente.

paul apostol

______________

Pero amigo Cristiano lector, no son necedades mías de Ateo cuando hago esta acusación sobre el atrevimiento y el descaro de Pablo de apropiarse indebidamente del titulo de “Apóstol”. Inclusive ya en sus epístolas esta acusación rondaba sobre la cabeza de Pablo. En varias cartas, Pablo trata con acusaciones hechas por ciertos rivales no nombrados de que él no es un apóstol legítimo. Pablo nunca discute el punto.

1 Corintios 9,11-12

9:11 ¿No soy apóstol? ¿No soy libre? ¿No he visto a Jesús el Señor nuestro? ¿No sois vosotros mi obra en el Señor?

9:2 Si para otros no soy apóstol, para vosotros ciertamente lo soy; porque el sello de mi apostolado sois vosotros en el Señor.

De hecho, Pablo afirma que él ha "visto" al Señor en la misma forma que Pedro y todos los demás lo han hecho.

1 Corintios 15,7-8

15:7 Después apareció a Jacobo; después a todos los apóstoles;

15:8 y al último de todos, como a un abortivo, me apareció a mí.

Ésta es una referencia obvia a las visiones, una de las formas clásicas de revelación religiosa que utiliza Pablo.

Y para colmo de males, Pablo se atreve a despreciar a los que han visto en el pasado directamente a Jesús y que son lo apóstoles legítimos:

Gálatas 2,6

Pero de los que tenían reputación de ser algo (lo que hayan sido en otro tiempo nada me importa; Dios no hace acepción de personas), a mí, pues, los de reputación nada nuevo me comunicaron.

Pablo simplemente dice que le importa un comino la reputación de los que han hecho otros en el pasado; siendo esta una clara alusión a los apóstoles directos de Jesús (principalmente Pedro). Concluyendo que como Dios “no hace acepción de personas” el tiene el derecho de ser considerado igual o superior a ellos.

________________

De esta manera, amigo lector, nos vamos dando cuenta de lo increíblemente astuto, manipulador y mentiroso que es Pablo; que naciendo gentil romano, no judío; basándose en supuestas “Visiones” y contradiciendo las escrituras, a los verdaderos apóstoles y sobretodo a Jesús… se autoproclamó sin ningún tipo de vergüenza como el más grande apóstol, predicador y elegido por Jesús para llevar su teología personal y contradictoria a todo el mundo.

Es asombroso que un personaje tan oscuro y escabroso como lo fue Pablo, sea la base del cristianismo que ha predominado en el mundo occidental y que es quizá la religión con más fieles e influencia en el mundo.

.

pablo paostol

Fuentes:
- New Bible Dictionary; Howard Marshall, A.R. Millard, J.I. Packer, D.J. Wiseman;
- Henry H. Milman, The History of the Jews
- Leslie Houlden, Judaism & Christianity
- Hyam Maccoby, The Mythmaker: Paul & the Invention of Christianity.
- L. I Hadjifoti, St Paul, His Life and Work

 

                  Ver: Pablo; Conclusiones desde el Ateísmo

                      Ver Artículos sobre: Pablo de Tarso 

                    Ver: Pablo y sus posibles Enfermedades                

                       Ver: Jesús no Existió. Introducción.               

                              Ver Sección: Análisis Bíblico.

ARTICULOS RELACIONADOS
 

“Pensar es el trabajo más difícil que existe. Quizá sea ésta la razón por la que haya tan pocas personas que lo practiquen”     Henry Ford

viernes, 18 de febrero de 2011

Pablo y sus posibles Enfermedades (Jesús no Existió)

.

 paul 2neuronas 

Como ya hemos visto, Pablo sufrió durante su vida una gran cantidad de visiones y apariciones de supuesto “Origen divino”. Pero basándonos en la lógica y en las probabilidades, es muy posible que la causa de todo este “Show metafísico” sea que Pablo tenía algún tipo de afección o enfermedad que comprometía su lucidez y afectaba su estado mental.

Lo que si es bien seguro era que Pablo sufría una enfermedad posiblemente grave, según sus propias palabras:

Gálatas 4,13

Pues vosotros sabéis que a causa de una enfermedad del cuerpo os anuncié el evangelio al principio

2 Corintios 12,7-9

12:7 Y para que la grandeza de las revelaciones no me exaltase desmedidamente, me fue dado un aguijón en mi carne, un mensajero de Satanás que me abofetee, para que no me enaltezca sobremanera;

12:8 respecto a lo cual tres veces he rogado al Señor, que lo quite de mí.

12:9 Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo.

El Monseñor Ricciotti, en su libro Saint Paúl, apotre nos dice sobre ella: “Del pasaje de Pablo que hemos citado se infiere de forma evidente que estableció una rela­ción estrecha entre la enfermedad desconocida y su rapto al tercer cielo y al paraíso, (Hechos 12,2) ya que consideraba su mal como un remedio que Dios le administraba para impedirle enorgullecerse”. (Op. cit., p. 168.)

epilepsia

La tesis de que se trataba de epilepsia clásica, propuesta ya por K. L. Ziegler, fue sostenida por Krenkel en 1890 con argumentos muy convincentes. Esta tesis la han mantenido muchos exégetas y médicos. Se ha recordado casos análogos, en los que al mal clásico se añadían manifestaciones histeriformes, de carácter místico-alucinatorio. Se cita a Julio César, Mahoma, Cola di Rienzo, Fernando el Católico, Cromwell, Pedro el Grande, Napoleón; todos ellos tuvieron visiones o audi­ciones de carácter neuropático.

De hecho, en la antigua Irlanda se llamó a la epilepsia "Saint Paul's disease" - "Enfermedad del Santo Pablo".

__________________

Manejemos ahora otra posible explicación. Los príncipes nabateos e idumeos estaban ligados asi­mismo a una especie de sacralización religiosa. (Recordemos que Pablo era muy posible pariente de la Dinastía Herodiana. Ver articulo: Falsedades sobre la ascendencia de Pablo) El uso de drogas alucinógenas se hallaba muy difundido, precisamente debido a su relación con los “planos” ocultos.

magic-mushroom        cannabis

Todo el Oriente Medio conocía desde hacía siglos el hachís; Egipto usaba ya el opio en tiempos de Ramsés II, y griegos y romanos no ignoraban los efectos de la adormidera, llamada en griego mekon. Israel, en sus escuelas de profetismo (I Samuel, 10 y 19), utilizaba vinos de hierbas, y Siria, Fenicia, Idumea, Nabatea y Egipto conocían también los efectos del banj o bang, extraído de una especie de beleño llamado por los árabes sekaron, es decir “la embria­gadora” (crece en todo Egipto y en la península del Sinaí; es el Hyosciamus muticus, un alucinógeno o un narcótico, según la dosis). Saulo pudo muy bien estar drogado de manera intermitente, ya que, como veremos, tuvo numerosas visiones en sus periplos, visiones probable­mente provocadas o por algún tratamiento farmacológico de sus dolencias y enfermedades; y de ellas sacaba sus propias instrucciones apostóli­cas.

___________________

Pero veamos cual podría ser la conclusión más probable de la causa real de sus frecuentes alucinaciones y males físicos.

Para entender esto mejor repasemos brevemente a Flavio Josefo, en el episodio referente a las fases sucesivas que precedieron a la muerte de Herodes el Grande, en el año 6 antes de nuestra era:

“Sufría de una fiebre lenta que no manifestaba tanto su ardor al contacto con la mano como en el interior de los tejidos que destrozaba. Experimentaba asimismo unos violentos deseos de tomar alimentos, y era imposible no condescender. Añádase la ulceración de los intestinos, y en especial del colon, que le causaba atroces sufrimien­tos. En los pies, una inflamación húmeda y transparente, y lo mismo alrededor del abdomen, luego la gangrena de las partes genitales, que engendraba gusanos. La respiración era fatigosa cuando estaba incor­porado, y era desagradable por la fetidez de su aliento y lo precipitado del hálito. Por último, sufría convulsiones espasmódicas, de una vio­lencia insoportable”.

(Cf. Flavio Josefo, Antigüedades judaicas, XVII, vi.)

Es indiscutible que todos esos síntomas apuntan hacia una sífilis en estado terciario, en sus últimas manifestaciones. Y en esa época, en el Oriente Medio, se trataba de la sífilis mutilante, que se ha convertido en la sífilis nerviosa de nuestra época en Europa. Pero en esas mismas regiones sigue siendo todavía mutilante a veces, sobre todo en el Ex­tremo Oriente (India, Pakistán, etc.).

treponema

Pues bien, Saulo-Pablo es muy probablemente descendiente de Herodes el Grande por parte de su abuela Mariamna y su hija Cypros II, madre de Saulo y de su hermano Costobaro II. Por lo tanto es a través de su madre por donde le ha llegado la triste condición de sifilítico hereditario. Ésta le valió a Saulo un clima psíquico abierto de antemano a diversas formas alucinatorias, una distrofia ocular (se nos dice que bizqueaba), y ósea, que generalmente afecta a los miembros inferiores y produce tibias en forma de “hoja de sable” (tenía las piernas torcidas, como también se nos dice).

Esta herencia sifilítica no lo explica todo. Recordemos que en esas regiones y en aquella época un guerrero, como era inicialmente Saulo, estaba expuesto a toda suerte de aventuras, y el desenfreno e incluso las violaciones, propias de los soldados profesionales, lleva­ban en sí mismos su elevado y penoso precio. En la vida de nuestro héroe pudo haber contraído una sífilis adquirida, y no sólo ya una hereditaria. Esto no es contradictorio. La herencia sifilítica confiere una cierta inmuniza­ción, pero ésta puede borrarse con el tiempo, y se citan casos de hombres que, a pesar de haberse confirmado que eran sifilíticos hereditarios, sufrieron una grave afección sifilítica en los confines de la edad adulta. Éste fue probablemente el caso de Saulo-Pablo.

Y en su estadio secundario provoca ya una esplenomegalia mode­rada por hipertrofia del bazo. El enfermo sufre lesiones cutáneas y mucosas, la más corriente es la roseóla, y trastornos de las faneras, como la caída de los cabellos (Pablo se quedó calvo a muy temprana edad). En el estado terciario la sífilis presenta gomas, duras e indoloras, ulce­raciones profundas de la dermis, accidentes mucosos, sobre todo en la boca (gomas, manchas blancas). El enfermo es repelente. Y el propio Saulo-Pablo nos dice que fue víctima de una enfermedad que causaba asco:

Gálatas 4,13-14

4:13 Pues vosotros sabéis que a causa de una enfermedad del cuerpo os anuncié el evangelio al principio;

4:14 y no me despreciasteis ni desechasteis por la prueba que tenía en mi cuerpo, antes bien me recibisteis como a un ángel de Dios, como a Cristo Jesús.

Ahora bien, en el mundo antiguo, y en el Oriente Medio (y la India todavía en nuestros días, en determinadas regiones), el enfermo afec­tado de sífilis era considerado como sujeto divino. Porque no se ignora que en sus fases últimas la enfermedad aportaba consigo un extraño fe­nómeno.

sifilis

En efecto, de diez a veinte años después de la sífilis primaria, a veces incluso treinta años más tarde, aparece el tabes, o ataxia locomo­triz (no fue éste el caso de Saulo-Pablo), o trastornos psíquicos ligados a una forma que se conoce con el nombre de parálisis general (El enfermo no tiene forzosamente paralizados sus miembros.) Ésta puede traducirse simplemente por una afección sifilítica difusa en las meninges y el encéfalo, con manifestaciones mentales y neurológicas. Estas últimas se traducen a veces por un delirio de grandeza, el en­fermo se cree Dios o en relación con Dios; está sujeto a alucinaciones o a crisis de excitación (cf. profesor A. Molinier). Es el caso de Saulo-Pablo, en quien sigue a la esplenomegalia de la sífilis secundaria. Esta forma de la terrible enfermedad permanece ignorada durante largo tiempo. Además, el paludismo es un poderoso factor que retrasa esta última afección.

En cuanto a las “audiciones” de voces diversas, no olvidemos que en el caso de lesiones sifilíticas que se producen en el aparato auditivo (laberinto, caracol), el enfermo es objeto de alucinaciones auditivas que vienen a añadirse a las alucinaciones visuales. El delirio de grandeza se convierte entonces en teomanía, y el enfermo se toma por un nuevo profeta o por la reencarnación de un apóstol, o incluso del propio Dios. Por poco que estén compensadas las lesiones cerebrales por la aparición de facultades supranormales, cosa que es frecuente, encontrará fíeles, y se formará una secta a su alrededor.

Las lesiones en el oído interno del laberinto y caracol, provocan fuertes mareos y caídas; estas podrían ser la causa de la célebre caída en el camino hacia Damasco.

No necesariamente se dice que Saulo-Pablo hubiera contraído su enfermedad por vía venérea (aunque es lo más probable). En aquella época, en que se ignoraba todo lo referente a la fauna microbiana y se consideraba que las enfermedades eran un castigo del cielo, las causas de contagio eran múltiples: bastaba con utilizar el vaso o la cuchara de un sifilítico, para que la vía bucal ofreciera a través de sus mucosas numerosos accesos al treponema. Y, una vez más, la sífilis no es precisamente una “enfermedad vergonzante”, salvo para algunas mentes de cortos alcances.

sifilis-espiroquetas

Pero al parecer esta grave enfermedad que intriga tanto a los exégetas como a los historiadores del paulinismo, no fue ni la malaria ni la epilepsia. Fue simplemente algo más común, teniendo en cuenta la región y la época, así como el modo de vida inicial de Saulo-Pablo: la sífilis, enfermedad muy extendida por aquel entonces. Si fue también palúdico (cosa que tampoco es imposible en aquellos lugares), ese detalle explica y justifica las manifestaciones tardías de la enfermedad en su estadio terciario, asociado con la herencia que, como ya hemos señalado, retrasa al igual que el paludismo los efectos de la sífilis adquirida.

Este fue, el “aguijón en la carne” cuya presencia reconoce tener en él Saulo-Pablo (2 Corintios 12, 2-9). Pero él utiliza el término griego de “σκολοψ” para designar este aguijón, y “σκολοψ” no designa un aguijón, sino “un conjunto de aguijones”, algo que se situaría entre los espinos y la piel erizada dé púas del animal llamado precisamente “erizo”, según nos dice monseñor Ricciotti. Ahí se trataba de la sífilis secundaria, caracterizada por sifílides de un tipo eruptivo generalizado, y que afecta precisa­mente a este aspecto.

Por esto, amigo Cristiano lector podemos señalar que la maravillosa visión y conversión “camino de Damasco” no tuvo otra fuente que una simple enfermedad venérea, muy extendida. Aun­que el reino de lo fantástico no gane nada con esto, la historia al menos recupera su verdadero rostro.

.

Saulo

Fuentes:
- Giuseppe Ricciotti, Saint Paúl, apotre,
- Cf. Flavio Josefo, Guerra de los judíos,
- R. Ambelain, La Vie secrète de Saint Paul
- J. Murphy-O'Connor, Paul, A Critical Life
- J. Murphy-O'Connor, Paul, His Story
- Hermann Detering, The Falsified Paul, Early Christianity in the Twilight
- A. N. Wilson, Paul, The Mind of the Apostle

 

                  Ver: Pablo; Conclusiones desde el Ateismo

                       Ver Artículos sobre: Pablo de Tarso                 

                       Ver: Jesús no Existió. Introducción.               

                              Ver Sección: Análisis Bíblico.

ARTICULOS RELACIONADOS
 

“Con el conocimiento se acrecientan las dudas”   Johann Wolfgang von Goethe