Buscar este blog

miércoles, 29 de febrero de 2012

La Muerte de Voltaire. La Verdad sobre su Arrepentimiento Final.

voltaire muerte dios ateismo cristianismo

Si usted amigo lector Creyente tiene la suficiente paciencia y busca entre los comentarios de este Blog, verá que de vez en cuando algunos “amables” Cristianos me desean a mí como al resto de mis colegas Ateos que “Tengamos una muerte como la de Voltaire”… es decir, que (según ellos) desean que muramos con el máximo sufrimiento, renegando de nuestro Ateísmo e implorando por el perdón de Dios.

Entre las opiniones Cristianas hay mucho material sobre la muerte de Voltaire. Veamos qué es lo que nos desean los amigos Creyentes (basado en lo que dicen sobre la muerte de Voltaire en páginas cristianas reconocidas):

Así llegó el día de su muerte. En su agonía, comenzó a desesperarse frente a la posibilidad de la eterna condenación. De seguro intuyó que ese Dios a quien tanto atacó, le esperaba inmediatamente después de expirar para pedirle cuenta de su vida. Intuía que ante la omnipotencia, la inmensidad de la majestad de Dios, no le serviría la "razón pura" para justificar su mala vida y los escritos ateos y ofensivos con que lo había atacado y tratado de apartar a la gentes de la fe. Se desesperó, comenzó a gruñir, a tirarse el pelo, a pedir un sacerdote para confesarse: "¡Confesión...¡¡confesión!!". Pero sus seguidores, obedeciendo sus instrucciones previas, se pusieron de guardia en la puerta de su casa, para impedir que alguien le llevara un sacerdote que lo confesara y absolviera. Voltaire ya gritaba, se revolcaba en la cama, se rasguñaba la cara desesperado, tenía los ojos desorbitados y botaba espuma por la boca. Ya no gritaba, sino aullaba, desesperado, al entender que se condenaría eternamente. Los demonios le enrostraban sus escritos, su burla a la religión, y ya le anticipaban la "suerte" que le esperaba apenas expirara: les pertenecía a ellos y habían venido a por él. Su muerte fue horrible, su rostro producía espanto a quienes le miraban. La enfermera que le atendió, se hizo el propósito de nunca jamás volver a asistir a un moribundo ateo, tan horrorizada había quedado ante el macabro espectáculo de tan mala muerte.

Otros dicen:

"Lanzaba gritos desaforados, se revolvía, crispábansele las manos, se laceraba con las uñas. Pocos minutos antes de expirar le dijo al abate Gaultier".

"...Al acercarse el fatal momento, una redoblada desesperación se apoderó del moribundo; gritaba, diciendo que sentía una mano invisible arrastrarle ante el tribunal de Dios; invocaba con aullidos espantosos a aquél Cristo que él había combatido durante toda su vida; maldecía una vez tras otra; finalmente, para calmar la ardiente sed que le devoraba, llevóse a la boca su vaso de noche; lanzó un último grito, y expiró entre la inmundicia y la sangre que le salían de la boca y de las narices”.

Pero… ¿es cierto todo esto?... ¿Un Ateo sufriendo al final de sus días e implorando a Dios?... suena muy bueno para la causa Cristiana.

Nada más falso amigos lectores Creyentes. ¡Desmintamos esto de una buena vez!

________________________________________________

el despertar de Voltaire Ateismo jean huber("The Levee of Voltaire at Ferney" de Jean Huber)

.

François Marie Arouet, es más conocido como Voltaire. Nació en París el 21 de noviembre de 1694 y muere en mayo de 1778. Fue un escritor, historiador, filósofo y abogado francés que figura como uno de los principales representantes de la Ilustración, un período que enfatizó el poder de la razón humana, de la ciencia y el respeto hacia la humanidad. En 1746 Voltaire fue elegido miembro de la Academia francesa.

Pero vamos directamente a lo que afirman erróneamente algunos Creyentes.

Voltaire… ¿Un Ateo arrepentido en su lecho de muerte?... ¡NO!

Voltaire NO era Ateo.

Aunque era un acérrimo antirreligioso y combatía a morir a la iglesia Católica de su tiempo; nunca se declaró Ateo. El decía: “Como el reloj supone el relojero, el universo implica la existencia de un «eterno geómetra»”.

No creía en la intervención divina en los asuntos humanos y denunciaba el providencialismo en su cuento filosófico “Cándido o el optimismo” (1759). Fue un ferviente opositor de la Iglesia católica, símbolo según él de la intolerancia y de la injusticia. Se empeñaba en luchar contra los errores judiciales y en ayudar a sus víctimas. Voltaire se convierte en el modelo para la burguesía liberal y anticlerical y en la pesadilla de los religiosos.

Voltaire ha pasado a la historia por acuñar el concepto de “Tolerancia religiosa”. Fue un incansable luchador contra la intolerancia y la superstición y siempre defendió la convivencia pacífica entre personas de distintas creencias y religiones.

Repito: Voltaire no era ateo, era anti-religioso. Dejó claro que creía en un ser creador; Voltaire era Deísta o Panteísta:

“Es perfectamente evidente para mi pensar que existe un ser inteligente, necesario, eterno y supremo”

(Voltaire – A Philosophical Dictionary).

El problema de Voltaire no era con “Dios”, si no con la religión organizada: “La religión nuestra es sin duda la más ridícula, la más absurda, y la más sanguinaria que alguna vez infectó al mundo” (Voltaire – Complete Works).

Así que el afirmar que “Un Ateo como Voltaire se arrepintió en su lecho de muerte”, es necesariamente falso.

_____________________________

Entonces… ¿A qué viene todo esto que se dice sobre su remordimiento en el lecho de muerte?

Veamos algunos puntos que aluden algunos para su supuesto “arrepentimiento”:

- Los que apoyan esta teoría dicen que hay un documento supuestamente verídico en el cual hay una firma y una confesión.

En el número de abril de 1778 de la revista francesa “Correspondance Littérairer, Philosophique et Critique” (1753-1793), se encuentra uno nada menos que con la copia de una supuesta profesión fe de Voltaire; se desconoce si realmente está escrita por él o si es real, puesto a que no se tiene ninguna copia del original y simplemente una supuesta transcripción de la confesión por Frederich Melchior Grimm, de todos modos, la supuesta conversión escrita diría esto:

«Yo, el que suscribe, declaro que habiendo padecido un vómito de sangre hace cuatro días, a la edad de ochenta y cuatro años y no habiendo podido ir a la iglesia, el párroco de San Sulpicio ha querido añadir a sus buenas obras la de enviarme a M. Gautier, sacerdote. Yo me he confesado con él y, si Dios dispone de mí, muero en la santa religión católica en la que he nacido esperando de la misericordia divina que se dignará perdonar todas mis faltas, y que si he escandalizado a la Iglesia, pido perdón a Dios y a ella.»

Firmado: «Voltaire, el 2 de marzo de 1778 en la casa del marqués de Villete, en presencia del señor abate Mignot, mi sobrino y del señor marqués de Villevielle. Mi amigo». Firman también: el abate Mignot, Villevielle.

Se añade: «declaramos la presente copia conforme al original, que ha quedado en las manos del señor abate Gauthier y que ambos hemos firmado, como firmamos el presente certificado. En París, a 27 de mayo de 1778. El abate Mignot, Villevielle».

Inclusive, Wikipedia en Inglés nos dice:

En febrero de 1778, Voltaire volvió por primera vez en 20 años a París, entre otras razones para ver el estreno de su última tragedia, “Irene”. El viaje de 5 días fue demasiado para sus 83 años de edad, y él creía que estaba a punto de morir el 28 de febrero, dejando por escrito “Muero adorando a Dios, amando a mis amigos, sin odiar a mis enemigos y detestando la superstición” Sin embargo, se recuperó, y en marzo asistió a un espectáculo de “Irene”, donde fue tratado por el público como un héroe. Pronto se volvió a enfermar y murió el 30 de mayo de 1778. Las historias sobre su lecho de muerte han sido numerosas y variadas, y no ha sido posible establecer los detalles de lo que precisamente ocurrió. Sus enemigos han relatado que él se arrepintió y aceptó los últimos ritos dados por un sacerdote católico, o que murió en gran tormento; Mientras que sus partidarios han dicho que se mostró desafiante hasta el último aliento. Según una historia, sus últimas palabras fueron: “Vamos, vamos, buen hombre, éste no es el momento de hacer enemigos”. Fue su respuesta a un sacerdote al lado de su lecho de muerte, pidiendo a Voltaire a utilizar los preciosos momentos que quedan para renunciar a Satanás. Esta frase no ha sido confirmada.

Por ahora tenemos que Voltaire al parecer se enfermó primeramente de forma grave, se confesó ante las autoridades religiosas, pero se recuperó. Después volvió a recaer, esta vez mortalmente y volvió a tomar el último sacramento arrepintiéndose de sus pecados y muriendo en la paz de Dios.

__________________________________

Voltaire ateismo cristianismo muerte

¿Cuál es la verdad?, ¿Qué pasó en realidad en los últimos días de Voltaire?

Hay muchos datos que desmienten totalmente lo anteriormente contado:

- Su cuerpo nunca fue aceptado en ningún cementerio. Por lo que se asume que nunca fue perdonado por la iglesia y murió como hereje y blasfemo.

Antes de morir se hicieron gestiones para un entierro religioso, pero el Arzobispo se negó en redondo, y se decidió una vez muerto, enterrarlo en la abadía de Seillieris, de forma oculta, cosa que hizo el abate Mignot, y que ello le costó la destitución.

- Curiosamente todas estas referencias sobre el arrepentimiento y el dolor al morir de Voltaire, casi no se encuentran en lengua inglesa; parecen ser exclusivas en español.

_______________

Pero creo que lo que nos puede aclarar lo que realmente ocurrió en estos confusos hechos son las palabras de su secretario personal Jean-Louis Wagnière (1739-1802), del Dr. Burard su segundo médico de cabecera, su sobrino el Abate Mignot y de las personas más cercanas a su postrer aliento.

.

“Primer arrepentimiento”:

Veamos lo ocurrido en su supuesto “Primer Arrepentimiento”. Mientras Voltaire vivía en Ferney en 1768, dio una curiosa exposición de deportividad sobre lo profano que era un elemento fuerte en su carácter. El domingo de Pascua se llevo consigo a su secretario Wagniere para comulgar en la iglesia del pueblo, y también “Para dar un sermón a esos sinvergüenzas que roban continuamente”. Informado del sermón de Voltaire sobre el robo, el obispo de Anneci le reprendió, y, finalmente, “prohibió a todos los curas, sacerdotes y monjes de su diócesis permiso para confesar, absolver o dar la comunión a Voltaire en Ferney, sin su orden expresa, bajo pena de la interdicción” Con una luz malvada en sus ojos, Voltaire dijo a manera de reto o apuesta que no solo haría la comunión a pesar del Obispo, sino que esa ceremonia la haría en su propia habitación.

Entonces se produjo una comedia exquisita, que impresionó a propios y ajenos, tal como lo describe su secretario Wagniere impasible. Fingiendo una enfermedad mortal, Voltaire tomó cama. El cirujano encontró que su pulso era excelente, y fue embaucado para certificar que estaba en peligro de muerte. Luego, el sacerdote fue convocado para administrar el último consuelo. Este se opuso en un primer momento, pero Voltaire lo amenazó con un procedimiento judicial por negarse a llevar el sacramento a un hombre moribundo, que nunca había sido excomulgado. Esto fue acompañado con una grave declaración de que el señor Voltaire "no había dejado de respetar y practicar la religión católica." Finalmente, el sacerdote llegó "medio muerto de miedo." Voltaire exigió la absolución a la vez, pero el capuchino sacó de su bolsillo una profesión de fe, elaborada por el Obispo, que Voltaire debía obligatoriamente firmar. A continuación, la comedia fue más profunda. Voltaire mantenía la exigencia de la absolución, y el sacerdote se mantenía supuestamente distraído presentando el documento para su firma. Por fin, Voltaire se salió con la suya. El sacerdote le dio la ostia, y Voltaire dijo: "Tengo a Dios en mi boca". Directamente salió de la habitación, saltando Voltaire rápidamente de la cama, donde un minuto antes parecía incapaz de moverse. Le dijo a Wagniere "He tenido un pequeño problema con este genial cómico del capuchino, pero eso fue sólo por diversión, y para lograr un buen propósito. Vamos a dar una vuelta por el jardín. Te lo dije.. que me confesaría y que tomaría la comunión en mi cama, a pesar de M. Biord ".

(“Parton's Life of Voltaire” [vol. II., P. 410-415])

Esa confesión y comunión de Voltaire es tratada muy a la ligera por el cristianismo ya que era una broma. ¿Acaso hizo lo mismo en su lecho de muerte para asegurar la sepultura de su cadáver?

.

voltaire mascara funebre ateismo (Máscara fúnebre de Voltaire)

.

Arrepentimiento final.

Voltaire recordaba el dolor y la amarga indignación (que expresó dedicándole un maravilloso y amargo poema) cuando a los restos de la pobre Adrienne Lecouvreur, su gran amiga, se les negó sepultura porque murió fuera de los límites de la Iglesia. Ante el temor de un tratamiento similar a sí mismo, se las arregló para engañar a la Iglesia otra vez.

Por mediación de su sobrino, el abate Mignot, el abate Gautier fue llevado a su lecho de muerte, y ​​de acuerdo a Condorcet:

“Voltaire se confesó, recibiendo de él una profesión de fe, por el que declaró que murió en la religión católica en la que nació”.

(Condorcet "Vida de Voltaire", p. 144).

Esta historia es generalmente acreditada, pero su verdad no es indiscutible. En la declaración del Gautier abate al Prior de la Abadía de Scellieres, donde los restos de Voltaire fueron enterrados, dice que cuando visitó el señor de Voltaire, lo encontró “no apto para ser confesado”.

El cura de San Sulpicio estaba molesto por haber sido anticipado por el abate Gautier, y como Voltaire era de su parroquia, exigió “una profesión de fe detallada y una negación de todas las doctrinas heréticas”. Visitó muchas veces al Librepensador (visitas no deseadas por Voltaire), con la vana esperanza de obtener una retractación completa, lo que le vendría como anillo al dedo en su carrera. La última de estas visitas es descrita así por Wagniere, quien fue testigo ocular de la escena. (Traducción de Carlyle):

Dos días antes de su triste muerte, Mr l'Abbe Mignot, su sobrino, fue a buscar al cura de San Sulpicio y al abate Gautier, y los llevó a la habitación de enfermo de su tío, quien, que al ser informado que el abate Gautier estaba allí, dijo “¡Ah, bueno!... denle mis felicitaciones y mi agradecimiento”. El abad habló algunas palabras con él, exhortándole a la paciencia. El cura de San Sulpicio continuó, se dieron a conocer, después de haberse anunciado, y le preguntó al señor Voltaire, elevando su voz, si reconocía la divinidad de nuestro Señor Jesucristo. El enfermo tomo al cura por la sotana empujándolo hacia atrás y gritó, volviéndose bruscamente hacia el otro lado, “¡Déjame morir en paz! (Laissez-moi mourir en paix)”. El Cura, aparentemente considero esto sucio, y su vestimenta deshonrada por el toque del filósofo. Hizo que la enfermera le diese una pequeña brocha para limpiarse, y luego salió con el abate Gautier.

(Ensayos de Carlyle, "[vol. II. (Edición del Pueblo), p. 161.)

Una prueba más de que Voltaire no hizo ninguna retractación real radica en el hecho de que el obispo de Troyes envió un mensaje perentorio a la previa de Scellieres, donde le prohíbe a su diócesis disponer de los restos del hereje. El envío, sin embargo, llegó demasiado tarde, y las cenizas de Voltaire permanecieron allí hasta 1791, cuando se trasladó a París y se colocaron en el Panteón, por orden de la Asamblea Nacional.

Últimos momentos de Voltaire son descritos por Wagniere. Volvemos a tener la traducción de Carlyle:

El expiró a eso de las once y cuarto de la noche, con la tranquilidad más perfecta, después de haber sufrido los más crueles dolores como consecuencia de las drogas mortales, que su propia imprudencia, y en especial la de las personas que debería haber tenido a su lado, le hicieron ingerir. Diez minutos antes de su último aliento le tomó la mano a Morand, su ayuda de cámara, que lo apretó, y dijo: “Adieu, mon cher Morand, je me Meurs” - “Adiós, mi querido Morand, me voy”. Estas son las últimas palabras pronunciadas por el señor Voltaire.

[Carlyle, vol. II., P. 160.]

“Tales son los hechos de la muerte de Voltaire. No hizo ninguna retractación, se negó a pronunciar o firmar una confesión de fe, pero con la complicidad de su sobrino, el abate Mignot, engañó a la Iglesia para que le concediera un entierro digno, y no ser arrojado a una fosa o enterrado como un perro. Su herejía nunca fue seriamente cuestionada en ese momento, y el clero en realidad clamaba por su expulsión, ya que que habían permitido que su cuerpo fuera enterrado en una bóveda de la iglesia”.

[Parton, vol. II., P. 165.]

Muchos años después, los sacerdotes pretendían decir que Voltaire murió delirando. Declararon que el mariscal Richelieu estaba horrorizado por la escena y fue obligado a salir del cuarto. Desde Francia, estos hechos se extendieron a Inglaterra, hasta que fueron descubiertos por Sir Charles Morgan, que publicó los siguientes extractos de una carta por el Dr. Burard, que, como médico ayudante, fue constante compañía de Voltaire en sus últimos momentos:

Me siento feliz de ser capaz, al mismo tiempo de rendir homenaje a la verdad, para destruir los efectos de las historias de mentiras que se han dicho al respeto de los últimos momentos de Mr. Voltaire. Yo estaba, por la oficina, uno de los que fueron asignados para ver todo el progreso de su enfermedad, con el Mr. Tronchin, Lorry y Try, que eran sus asistentes médicos. Yo nunca lo dejé ni por un instante en sus últimos momentos, y puedo certificar que, invariablemente, se observa en él la misma fuerza de carácter, a pesar de que su enfermedad estuvo acompañada con un dolor horrible. (Siguen los detalles del caso) Se nos prohibió hablar con respecto al aumento de la expectoración de sangre, con el que fue afectado, pero él siguió comunicándose con nosotros por medio de pequeñas tarjetas, en la que escribía sus preguntas, y a las que les respondíamos verbalmente, y si no estaba satisfecho, él siempre nos hizo sus observaciones por escrito. Por lo tanto, conservó sus facultades hasta el último momento. Y las tonterías que se han atribuido a él se merecen el mayor desprecio, ni siquiera podría decir que tal o cual persona se había relacionado con ninguna circunstancia de su muerte o ser testigo de ella, porque en sus últimos momentos, a su habitación estaba prohibida la entrada a cualquier persona. Aquellos que tenían respeto del paciente, esperaron en el salón. La propuesta que se ha puesto en la boca del mariscal Richelieu es tan infundada como el resto.

(París, 3 de abril de 1819. (Firmado) BURARD.82)

Otra calumnia parece emanar del abate Barruel, quien estaba tan bien informado acerca de Voltaire, hasta tal punto que le llama "el ateo moribundo", cuando, como todo el mundo sabe, que era un deísta. Según el, al final de su enfermedad, llamó al Dr. Tronchin. Cuando el doctor llegó, encontró a Voltaire en la mayor agonía, exclamando con máximo horror: “Me siento abandonado por Dios y los hombres”. Entonces él me dijo: “Doctor, yo le daré la mitad de lo que tengo, si usted me da seis meses más de vida” El médico respondió: “Señor, usted no puede vivir más de seis semanas”; a lo que Voltaire dijo: “Entonces voy a ir al infierno, ¡e irás conmigo!” y poco después expiró. Cuando el clero se presta a la fabricación de la basura despreciable como esta, en realidad deben de estar en grandes apuros. Todo esto está rotundamente desmentido por la evidencia ofrecida por todos los contemporáneos de Voltaire.

____________________

Post Mortem.

Como ya hemos dicho, debido a su conocida crítica de la iglesia, y que se había negado a retractarse antes de su muerte, a Voltaire se le negó un entierro cristiano, pero sus amigos lograron enterrar su cuerpo en secreto en la abadía de Scellières en Champaña antes de que esta prohibición había sido anunciada. Su corazón y el cerebro fueron embalsamados por separado. El 11 de julio de 1791, la Asamblea Nacional de Francia, que lo consideraba como un precursor de la Revolución Francesa, trajo de vuelta sus restos a París para consagrarlos en el Panteón. Se estima que un millón de personas asistieron a la procesión, que se extendió por todo París. Hubo una ceremonia elaborada, completada con una orquesta, y entre la música se incluye una pieza que André Grétry compuso especialmente para el evento.

Una historia muy repetida es que los restos de Voltaire fueron robados por fanáticos religiosos en 1814 o 1821 durante la restauración del Panteón y arrojados a un montón de basura. Esos rumores tuvieron como resultado que se abriera el ataúd en 1897, confirmando que sus restos todavía estaban presentes.

___________________

Voltaire fue un pensador, revolucionario, filosofo, enamorado y que llegó a acumular una cuantiosa fortuna; conoció gente tan importante en la historia como Isaac Newton y fue pieza fundamental del periodo histórico europeo conocido como "la ilustración". Fue durante toda su vida un defensor de la libertad y la tolerancia ante el fanatismo y los dogmas.

Así que amables lectores Cristianos, deben estar plenamente convencidos de que Voltaire no se retractó ni murió delirando, y seguía siendo un escéptico hasta el final, pasando en silencio, a una edad avanzada, al “País desconocido del cual ningún viajero vuelve”, y dejando tras de sí un nombre que brilla en las arenas de tiempo.

.

Voltaire tumba ateismo cristianismo (Tumba de Voltaire)

_____________

Bonus: Sus mejores Frases antirreligiosas:

Voltaire nos legó un gran puñado de citas que quedarán para la posteridad. Quizá la más conocida entre nosotros es:

“No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defenderé con mi vida tu derecho a expresarlo”

(Aunque se dice que ésta frase fue usada por primera vez por Evelyn Beatrice Hall, escribiendo bajo el seudónimo de Stephen G. Tallentyre en Los amigos de Voltaire de 1906)

.

Sin embargo su fraseología es amplia e interesante. Veamos algunas relacionadas con Dios y la Religión.

.

"El ateísmo es el vicio de unas pocas personas inteligentes."

"Decimos una necedad, y a fuerza de repetirla, acabamos creyéndola."

"Dios es un comediante que actúa para una audiencia demasiado asustada para reír."

"El agravio es la razón de los que no tienen razón."

"El fanatismo es a la superstición lo que el delirio es a la fiebre, lo que la rabia es a la cólera. El que tiene éxtasis, visiones, el que toma los sueños por realidades y sus imaginaciones por profecías es un fanático novicio de grandes esperanzas; podrá pronto llegar a matar por el amor de Dios..."

"Jesucristo necesitó Doce apóstoles para propagar el cristianismo; yo voy a demostrar que basta sólo uno para destruirlo"

"La estupidez es una enfermedad extraordinaria, no es el enfermo el que sufre por ella, sino los demás."

"La duda no es una condición placentera pero la certeza es absurda."

"La ignorancia afirma o niega rotundamente; la Ciencia duda."

"La religión mal entendida es una fiebre que puede terminar en delirio."

"La superstición es a la religión lo que la astrología es a la astronomía, la hija loca de una madre cuerda".

"¿Qué se le puede decir a un hombre que dice que le gusta más obedecer a Dios que a los hombres y que, en consecuencia, está seguro de merecer el cielo ahorcándolo?"

"Si Dios no existiera, sería necesario inventarlo."

"Siempre que un acontecimiento importante, una revolución o una calamidad redunda en beneficio de la iglesia, pretende verse en ello el dedo de Dios."

"Una única cosa le he pedido a Dios, una nimiedad: "Oh, Señor haz ridículos a mis enemigos." Y Dios me la concedió."

"Los prejuicios son la razón de los tontos."

.

Voltaire muerte ateismo dios

Fuentes:
- http://www.historia.humanet.co/voltaire.htm
- http://www.oocities.org/athens/7308/deathbed.htm
- http://en.wikipedia.org/wiki/Voltaire
- http://foro.univision.com/t5/Cat%C3%B3licos/La-espantosa-muerte-del-ateo-Voltaire/td-p/415078150
- http://en.wikiquote.org/wiki/Voltaire

.

.

Ver: La Muerte según el Ateísmo

Ver: La Muerte según el Cristianismo

Ver: La Muerte según la Biblia

Ver Sección: Personajes

"Decimos una necedad, y a fuerza de repetirla, acabamos creyéndola."    Voltaire

INDICE DE ARTICULOS

sábado, 25 de febrero de 2012

Noticias: Religión y Espiritualidad entre los Científicos.

ciencia ateismo cristianismo

Algunos científicos ateos abrazan una religión por sus hijos

Razones sociales y personales llevan a un 17% de ellos a tomar esta decisión, revela un estudio

En los últimos años, han aparecido diversos estudios sobre la relación que establecen los científicos entre ciencia y religión. El más reciente, el realizado por la sociólogo de la Universidad de Rice, Elaine Howard Ecklund, en el que se ha constatado que los científicos ateos pueden abrazar alguna tradición religiosa por el deseo de que sus hijos estén informados antes de tomar sus propias decisiones sobre su identidad religiosa, por influencia de sus parejas o por el deseo de pertenencia a una comunidad.

rice ateismo cristianismo

En los últimos años, han aparecido diversos estudios sobre la relación que establecen los científicos entre ciencia y religión.

De los más recientes, una investigación realizada por sociólogos de la Universidad de Rice, en Estados Unidos, en la que se constató que más del 20% de los científicos ateos se declara espiritual y considera la espiritualidad como ajena a la religión y coherente con su desempeño.

Ahora, un nuevo estudio llevado a cabo por los mismos sociólogos de Rice, en colaboración con investigadores de la Universidad de Búfalo, ha revelado que algunos científicos ateos, en lugar de apartar a sus hijos de la religión, prefieren que éstos conozcan religiones distintas para que puedan tomar decisiones informadas sobre sus propias preferencias religiosas.

.

Razones sociales y personales

Según explica la directora de la investigación, la sociólogo Elaine Howard Ecklund, en un comunicado de la Universidad de Rice, estos resultados demuestran “el fuerte vínculo entre religión y familia en la sociedad estadounidense”.

El estudio fue realizado mediante entrevistas a una muestra de 275 científicos, seleccionados de una encuesta previa, que incluyó a 2.198 contratados e interinos de las facultades de ciencias naturales y sociales de 21 universidades de élite de Estados Unidos.

Aproximadamente, la mitad de estos científicos habían expresado en dicha encuesta alguna forma de identidad religiosa, mientras que la otra mitad no se había identificado con ninguna religión.

Los científicos ateos entrevistados que sí se adscribían a alguna tradición religiosa esgrimieron razones sociales y personales para la integración de la religión en sus vidas.

Una de ellas fue su filiación científica: estos participantes señalaron su deseo de exponer a sus hijos a todas las fuentes de conocimiento (incluida la religión), y de permitirles tomar sus propias decisiones sobre su identidad religiosa.

Otra de las razones fue la influencia marital. Los participantes ateos implicados en instituciones religiosas afirmaron que lo estaban por influencia de su pareja.

La tercera razón esgrimida fue el deseo de comunidad: los científicos ateos que pertenecían a alguna comunidad religiosa afirmaron que lo hacían porque ésta les aportaba un sentido de comunidad y comportamiento morales, aunque no estuvieran de acuerdo con los razonamientos religiosos implícitos.

.

Siguen siendo menos religiosos

A pesar de los resultados obtenidos en este estudio, investigaciones anteriores han señalado que los científicos son menos religiosos que el resto de los grupos poblacionales.

La causa de esta diferencia no está, como cabría esperar, en la formación académica, sino en el entorno familiar, en factores como la educación religiosa de base, la edad, el estado civil o la situación de la familia (el hecho de tener o no hijos y el número de éstos).

Al menos esto es lo que reveló otro estudio de Ecklund y sus colaboradores, realizado en 2007, y en el que fueron analizados 1.646 académicos.

En términos generales, esta otra investigación constató que el 52% de los científicos se definían como ajenos a cualquier afiliación religiosa, en comparación con el 14% de la población general de Estados Unidos.

Otra cuestión constatada por Ecklund en sus investigaciones ha sido que, entre los científicos sí religiosos se da una sorprendente variedad de creencias. Gran parte de todos estos descubrimientos fueron publicados por la investigadora en 2010 en el libro Science vs. Religion: What scientists really think (Ciencia versus religión: Qué piensan realmente los científicos).

Ecklund es directora del Religion and Public Life Program del Institute for Urban Research de la Universidad de Rice, en cuyo marco ha desarrollado todos estos estudios sobre el papel de la religión en diversos campos.

Los resultados obtenidos en estos trabajos han demostrado que la imagen que se tiene de los científicos como individuos no religiosos o no espirituales no siempre es verdadera. Este hecho añade complejidad al tema de la espiritualidad y la religión en la ciencia, y enriquece las teorías actuales sobre cambio religioso.

______________________________________________

.CIENCIA Y ESPIRITUALIDAD ateismo cristianos

Más del veinte por ciento de los científicos ateos se declara espiritual

Considera la espiritualidad como ajena a la religión y coherente con su desempeño, revela una encuesta

Más del 20% de los científicos ateos se siente espiritual, señala una investigación realizada por sociólogos de la Rice University de Estados Unidos. Estos científicos, definidos como “científicos ateos espirituales” por las autoras del estudio, buscan un sentido profundo a sus vidas que resulte coherente con la ciencia. Asimismo, afirman que la espiritualidad les impele a comprometerse con el mundo que los rodea y que, por tanto, tiene un efecto en su forma de desempeñar su trabajo. Las investigadoras señalan que los resultados obtenidos añaden complejidad al tema de la espiritualidad en la ciencia y enriquecen las teorías actuales sobre cambio religioso, particularmente aquéllas relacionadas con la secularización.

Más del 20% de los científicos ateos se siente espiritual, señala una investigación realizada por sociólogos de la Rice University de Estados Unidos.

Aunque la opinión pública suele relacionar la espiritualidad y la religión, el presente estudio ha revelado que la espiritualidad puede ser considerada un factor ajeno a la religión, al menos por una parte de los científicos, definidos en esta investigación como “ateos espirituales”.

.

Darle sentido al mundo sin la fe

El estudio, cuyos resultados saldrán a la luz en el número de junio de la revista Sociology of Religion, consistió en una serie de concienzudas entrevistas realizadas a 275 científicos de ciencias naturales y sociales de 21 universidades de élite de Estados Unidos, que habían participado anteriormente en otra encuesta, la Religion among Academic Scientists Survey (Encuesta sobre religión entre científicos académicos).

Las respuestas obtenidas revelaron que 72 de los encuestados afirmaban tener una espiritualidad coherente con la ciencia, aunque no eran formalmente religiosos.

Según declaraciones de Elaine Howard Ecklund, sociólogo de la Rice University y directora del estudio, recogidas en un comunicado de dicha universidad: “Nuestros resultados demuestran que los científicos consideran la religión y la espiritualidad como términos cualitativamente distintos. Estos científicos ateos espirituales buscan un sentido profundo de la verdad a través de la espiritualidad, un sentido que es generado por su trabajo como científicos, y que es coherente con dicho trabajo”.

Por ejemplo, los científicos ateos espirituales ven que tanto la ciencia como la espiritualidad son formas “de darle sentido al mundo sin la fe”, y consideran a ambas una búsqueda individual de sentido, que nunca podrá alcanzar un fin.

.

La espiritualidad está abierta a la ciencia

La investigación ha revelado, asimismo, que este tipo de científicos entiende que la espiritualidad es coherente con la ciencia y está separada de la religión, porque mientras que la espiritualidad está abierta a los progresos científicos, la religión se basa en una absoluta “ausencia de evidencia empírica”.

Ecklund señala la presencia de “espiritualidad incluso entre los científicos más seculares” y añade, por otra parte, que la espiritualidad impregna tanto el pensamiento religioso como el ateo.

La constatación realizada en la presente investigación desafía la idea de que los científicos, y otros grupos tradicionalmente señalados como seculares, no se ocupan de las grandes cuestiones, como “¿por qué estamos aquí?” “Los científicos también se hacen estas preguntas básicas y desean encontrar un sentido”, afirma la investigadora.

Ecklund ha realizado este estudio en colaboración con Elizabeth Long, profesora y directora del departamento de sociología de la Rice University.

En su análisis de las 275 encuestas realizadas, las investigadoras descubrieron, asimismo, que entre los términos más utilizados por los científicos para describir la religión estaban “organizada”, “común”, “unificada” y “colectiva”.

.

Espiritualidad y desempeño científico

Por el contrario, el conjunto de términos más utilizados para describir la espiritualidad, incluía: “individual”, “personal” y “personalmente elaborada”. Todos los participantes que usaron términos como “colectivo” o “individual” atribuyeron el término colectivo a la religión, y el término individual a la espiritualidad.

Según explica Ecklund, aunque los datos obtenidos indican que, para los científicos académicos, la espiritualidad es principalmente una búsqueda individual, éstos no hablan del individualismo en el sentido clásico, el de “estar centrado en uno mismo”. Para estos científicos, ser espiritual constituye una motivación para ayudar a otros, y dirige su manera de pensar y llevar a cabo su labor como científicos”.

Ecklund y Long afirman que los científicos ateos espirituales ven diferencias entre ellos mismos y sus colegas no espirituales en el desempeño científico, porque sienten que su espiritualidad les predispone a comprometerse más con el mundo que les rodea.

Según ellos, este compromiso propicia que sigan un modus operandi en investigación y enseñanza distinto. Como ejemplo los científicos ateos espirituales señalan que, mientras que sus colegas no espirituales se centran en sus propias investigaciones a expensas de la interacción con los estudiantes, ellos se sienten obligados a asegurarse de que están colaborando en el éxito de sus alumnos.

En el artículo de Sociology of Religion, las investigadoras afirman que este subconjunto de científicos presenta, además, estrategias conceptuales y categóricas distintas, que se enmarcan en la conexión que la espiritualidad tiene con la ciencia, y que les llevan a mantener un compromiso voluntario tanto dentro como fuera de sus universidades y centros de investigación y enseñanza.

.

Matices de la secularización

Elaine Howard Ecklund es la directora del Religion and Public Life Program del Institute for Urban Research de la Rice University, en cuyo marco la investigadora ha desarrollado varios estudios sobre el papel de la religión en diversos campos.

La presente investigación fue precedida por una encuesta llevada a cabo entre 2005 y 2009 con un total de 1.646 científicos académicos, la mencionada Religion among Academic Scientists Survey, en la que se examinaron las explicaciones que daban éstos a dos campos muy distintos: el de la ciencia y el de la religión.

Los resultados obtenidos entonces demostraron que la imagen que se tiene de los científicos como fríos racionalistas no siempre es verdadera, porque muchos científicos buscan activamente fuentes de espiritualidad alternativas a la religión, que les permitan explorar el propósito de sus propias vidas.

Asimismo, aquella encuesta demostró la sorprendente variedad de creencias religiosas presente entre los científicos más importantes de Norteamérica, revela el libro “Science vs. Religion: What scientists really think”, publicado por Ecklund en 2010.

Los resultados del estudio que nos ocupa añaden, por su parte, aún más complejidad al tema de la espiritualidad en la ciencia y enriquecen las teorías actuales sobre cambio religioso, particularmente aquéllas relacionadas con la secularización, afirman Long y Ecklund.

__________________________________________________

cientificos ateos religion

Los científicos son menos religiosos que el resto de la población

La formación académica no tiene nada que ver, sino el entorno familiar, según un estudio

Los científicos son menos religiosos que el resto de la población, señala una encuesta realizada con 1.646 académicos de Estados Unidos. Esta singularidad religiosa no tiene nada que ver con la formación académica, ni con el supuesto conflicto entre ciencia y fe, sino que se debe a otras cuestiones, como la educación religiosa de base, su edad, su estado civil o su entorno familiar (el tener o no hijos y el número de éstos). El estudio reveló también que las diferencias en las actitudes sobre religión y espiritualidad no eran significativas entre los científicos de las ramas natural y social de la ciencia.

.

La religiosidad de los científicos es un tema de interés y debate bastante persistente, tanto en el terreno académico como en otros más populares. Ahora, un estudio realizado en Estados Unidos acerca de las creencias y prácticas religiosas de la élite académico-científico de este país, ha demostrado que los profesores de ciencia de las principales universidades estadounidenses son menos religiosos que el resto de la población.

El análisis, titulado “Religión Among Academic Scientists (RAAS, ha sido llevado a cabo en los últimos dos años, bajo la dirección de la profesora Elaine Howard Ecklund , del College of Arts and Sciences de la universidad de Búfalo. La John Templeton Foundation patrocinó la investigación.

.

Espiritualidad y religión

En 2005, Ecklund y su colaborador Christopher P. Scheitle, de la universidad de Pensilvania, comenzaron su estudio acerca de los sistemas religiosos, éticos y espirituales de especialistas tanto de ciencias sociales como de ciencias naturales de un total de veintiuna universidades norteamericanas. La tasa de participación fue muy alta, del 75%, y 1.646 científicos respondieron a las encuestas presentadas. Además, se realizaron 271 entrevistas en profundidad.

El proyecto pretendía explorar la relación entre fe y razón, examinando lo que los científicos opinaban cuando dos campos institucionales tan distintos como el científico y el religioso se situaban uno frente al otro.

Sus resultados, que aparecen publicados en la revista Social Problems, mostraron entre otras cosas que las diferencias en las actitudes sobre religión y espiritualidad no eran significativas entre los científicos de las ramas natural y social de la ciencia.

Por otro lado, algunos de los encuestados consideraban que ambos campos se solapaban, otros los veían completamente distintos, y otros daban gran importancia a la espiritualidad incluso si no creían en un dios determinado o no practicaban una religión concreta.

.

Influencias no profesionales

Además, los datos demostraron que la identidad religiosa de los científicos no dependía de su formación profesional, señala Ecklund en un comunicado de la universidad de Búfalo, o del supuesto conflicto entre ciencia y fe, sino que en ella influían otras cuestiones, como su educación religiosa de base, su edad, su estado civil o su entorno familiar (el tener o no hijos y el número de éstos).

La investigación llevó a cabo asimismo una comparativa entre las creencias o actitudes religiosas de la sociedad en general y las de los científicos, tomando como referencia los datos recogidos entre la población por la General Social Survey (GSS entre los años 1998 y 2004.

La GSS es una encuesta nacional llevada a cabo por el National Opinion Research Center de la universidad de Chicago y que regularmente recoge información sobre las características demográficas y las actitudes sociales de los residentes en Estados Unidos.

Esta comparativa reveló que el 52% de los científicos encuestados se definían ajenos a cualquier afiliación religiosa, frente al 14% de la población general. Por otro lado, en la encuesta GSS, el 14% de los ciudadanos norteamericanos afirmaron ser evangelistas o fundamentalistas, mientras que entre los profesores encuestados en el RAAS, sólo el 2% se definió de esta manera.

.

Importancia del origen

Un 15% de la población afirmó ser judía, y sólo el 2% de los científicos se identificaron con esta religión. Pero entre los científicos y el resto de los residentes estadounidenses había un factor común para su definición religiosa: el haber crecido en un hogar con una práctica religiosa o religión concretas. En ambos casos éste ha resultado ser el factor clave para la posterior religiosidad de los individuos, aseguran los investigadores.

Ecklund y Scheitle concluyen por tanto que la consideración de que el científico necesariamente es menos religioso no se sustenta en hechos concretos.

Lo que sí puede ocurrir, afirma Ecklund, es que las personas procedentes de entornos no religiosos tiendan más que las procedentes de entornos religiosos a elegir profesiones científicas, debido a la tensión entre las doctrinas religiosas de algunos grupos y las teorías y métodos de la ciencia. Esto aumentaría el número de científicos no vinculados a una religión concreta.

Por otro lado, el estudio reveló que tampoco habría relación entre el género de los encuestados y sus tendencias a ser más o menos religiosos, ni entre la nacionalidad de los científicos y su religiosidad (un 25% de los encuestados en el RAAS procedían del extranjero).

.

ciencia arruina todo ateismo religion

Fuente:
- http://www.cardus.ca/comment/article/2464/what-scientists-believe
- http://www.media.rice.edu/media/NewsBot.asp?MODE=VIEW&ID=15739&SnID=314763548
- http://www.tendencias21.net/
- http://www.buffalo.edu/news/8732
- http://www.jstor.org/pss/10.1525/sp.2007.54.2.289
- http://socrel.oxfordjournals.org/content/early/2011/02/16/socrel.srr003.abstract?sid=f79b7901-246d-4188-a3f0-fd8f779d05ed

 

.

Ver Articulo: Son los Ateos más Inteligentes que los Creyentes?

Ver Articulo: Países con más Ateos

Ver Articulo: Los Países Ateos son más Pacíficos

Ver Sección: Actualidad y Noticias

                                      ARTICULOS RELACIONADOS

.

“Un científico debe tomarse la libertad de plantear cualquier cuestión, de dudar de cualquier afirmación, de corregir errores”        Julius Robert Oppenheimer

Índice de Artículos

miércoles, 22 de febrero de 2012

Memes, Dawkins y la “Evolución Cultural y Religiosa”

Meme icono ateismo cristianismo

Richard Dawkins no es solo conocido por su posición como Ateo activista y antirreligioso confeso, También es muy importante para nosotros como el creador de una ciencia llamada Memética; La cual es básica para entender la evolución humana.

La Memética, una ciencia teórica y empírica que estudia la replicación y la evolución de los memes.

¿Y que es un Meme?

Un meme es un neologismo, que en las teorías sobre la difusión cultural, es la unidad teórica de información cultural transmisible de un individuo a otro, o de una mente a otra, o de una generación a la siguiente. Este término fue acuñado por Richard Dawkins en El gen egoísta (The Selfish Gene), por la semejanza fonética con “gene” y para señalar la similitud con “memoria” y “mimesis”.

Un Meme vendría siendo una especie de replicador que se reúne en un “conjunto de memes” y se propaga de un cerebro a otro mediante un “proceso de imitación”, ejemplos de ello son las ideas, las modas, las formas de fabricar, etc.

Es decir, que según esta Teoría las capacidades culturales, ideas y habilidades son “Heredables” a través de los genes. Es por eso que quizá la evolución humana tuvo una potente aceleración ya que esta influencia en el aprendizaje y en la supervivencia es clave para el desarrollo humano.

Pongamos un par de ejemplos básicos.

La gran mayoría de los pájaros antes de morir tienden a chillar, pero el chillido favorece a sus semejantes que, gracias a la alarma, tienen tiempo para ponerse a salvo. Esta información es capaz de replicarse y de propagarse a través del mundo vivo a través de los genes. Se trata de una información que se traduce en una propiedad observable en el organismo, como, por ejemplo: chillar ante una amenaza. La selección no actúa sobre el organismo sino sobre el gen. El organismo muere, pero los genes continúan. El organismo puede ser altruista, pero el gen es siempre egoísta (de allí el nombre del libro). Chillar va en contra de quien chilla (el organismo) pero a favor de la idea de chillar (el gen). Por cierto ¿vendrá de ahí el irracional grito de terror que sigue a un sobresalto cuando nos asustamos?

Otro ejemplo aplicado en la conducta humana:

Como diría Daniel Dennett “Un carro con ruedas radiadas no sólo lleva grano u otras mercancías de un lugar a otro; lleva la brillante idea de un carro con ruedas radiadas de una mente a otra”. Quienes vieron por primera vez este nuevo invento lo asimilaron por imitación y lo difundieron: la idea “rueda radiada” se transmitió por imitación aunque los carreteros pensaban que lo importante de su carga era el grano. La transmisión cultural, los procesos de formación y circulación de ideas que se imponen más o menos rápidamente en una época o en una sociedad determinada, siguen unos caminos que no son reductibles solamente a los que describen las teorías clásicas de la información o de la comunicación, y que no se reducen tampoco a los mecanismos de difusión o transmisión cultural estudiados por los antropólogos o los sociólogos, sino que supone además un proceso de asimilación mental y afectivo que se efectúa en interacción con el medio cultural, y que manifiesta los rasgos propios de un proceso evolutivo.

Desde esta perspectiva, la transmisión cultural empieza a ser estudiada por la biología y, especialmente, por la etología, por lo que se dice que es más bien un tipo de evolución cultural más que de mera transmisión cultural. Este estudio se efectúa en el seno de una concepción amplia de la cultura entendida de manera informacional: una cultura es información transmitida entre miembros de una misma especie, por aprendizaje social mediante la imitación, por la enseñanza o por asimilación.

Nos dice Dawkins en su libro “El gen egoísta” que así como los genes saltan de cuerpo en cuerpo utilizando como vehículos a óvulos y espermatozoides, los memes hacen réplicas de sí mismos mediante la imitación, siendo las cualidades de supervivencia las mismas utilizadas en la selección natural para los genes, es decir, longevidad, fecundidad y fidelidad en la copia. En este caso la fecundidad resulta más importante que la longevidad y de la fidelidad debemos decir que los memes siempre se transmiten de forma alterada. El meme “parasita” al cerebro, por lo cual el mismo pasa a ser vehículo transmisor del meme en cuestión; de manera análoga a como un virus parasita el mecanismo genético de la célula anfitriona. Por lo tanto un «meme» es como una esencia que encontramos en la mente de cada individuo que ha comprendido una idea, resumiendo, “idea-meme” como la “entidad capaz de ser transmitida de un cerebro a otro”.

Vamos a considerar a los memes, de la misma manera que a los genes, como “agentes activos”, lo que nos conduce al problema de la competencia. En la competencia entre memes tiene un papel principal el tiempo, ya que un cerebro no puede estar ocupado por muchos a la vez.

Y, al igual que los genes formaban complejos coadaptados, los memes se refuerzan y cooperan entre ellos para la supervivencia mutua en el acervo. Pero también pueden entrar en contradicción, para lo que la selección se encarga de favorecer a aquellos que explotan su medio cultural para su propia ventaja.

Dawkins señala lo positivo de esta teoría de los memes, y es que favorecen nuestro afán de inmortalidad, ya que podemos inmortalizarnos mediante una idea brillante que no tiene necesidad de perecer como lo hacían nuestros genes. Además debemos ser optimistas porque estos memes se pueden enfrentar a nuestros genes egoístas y derrotarlos, haciéndolos pasar a un segundo plano.

Inclusive en un momento de euforia Richard Dawkins llegó a decir que los organismos no somos más que excusas inventadas por los genes para pasear su propio éxito.

Aunque Richard Dawkins es el mundialmente conocido “fundador” de esta Teoría; ya antes varios habían sugerido algo similar; El primero en proponerla, en los sesenta, es William Hamilton, y George Williams la generaliza poco después.

_____________

Los Memes tienen influencia sicosomática y pueden desencadenar “epidemias”. De esta forma, podemos citar como epidemias consecuentes a los memes dentro de otras:

Neurastenia.

Alcoholismo.

Personalidad múltiple y abuso sexual.

Dioxina de la Coca cola en Bélgica.

Hipoglucemia de la década del 70.

Alergias.

Fibromialgia.

Anorexia nerviosa.

______________

dawkins humanista ateismo cristianismo

Memes y religión.

Un ejemplo que nos interesa a nosotros en este Blog es “La idea de Dios”, ante la que cabría preguntarse el porqué de su estabilidad y penetración en el medio cultural. Tal idea es replicada por la palabra y reforzada por un arte a la medida que Dawkins mismo alaba. De todas formas, su constante presencia en el acervo memético queda explicada por el autor debido a que la misma posee una gran atracción psicológica, lo que constituye su valor de supervivencia. Es decir, la idea de Dios se asocia con un sistema de premios y castigos en la vida después de la muerte, proceso por el cual se rectificarían las injusticias del mundo presente. A la vez dicha idea está asociada a un respaldo constante por parte de una entidad protectora. Por tales motivos Dawkins compara la eficacia de la idea de Dios con la de un placebo, donde la falta de eficacia positiva está equiparada por la eficacia derivada de la sugestión.

Dawkins aborda así el conocimiento revelado: "Consideremos la idea de Dios... Es probable que haya surgido varias veces por “mutaciones” independientes... ¿Cómo se replica? Por la palabra hablada y la palabra escrita con la ayuda de la gran música y el gran arte... ¿Qué tiene el meme-Dios para ser tan estable y penetrante en el mundo de la cultura? Su supervivencia procede de su enorme atractivo psicológico. Provee una respuesta superficial y plausible a las cuestiones más profundas y turbadoras de la existencia. Sugiere que las injusticias en esta vida pueden corregirse en la siguiente...".

Aunque los científicos sociales, como Max Weber trataron de comprender y explicar la religión en términos de un atributo cultural; Richard Dawkins, pidió un nuevo análisis de la religión en términos de que la evolución auto-replica ideas totalmente apartadas de las ventajas biológicas resultantes que puedan otorgar.

“Como un entusiasta darwiniano, he estado insatisfecho con las explicaciones que mis compañeros han ofrecido para el comportamiento humano. Ellos han tratado de buscar las “ventajas biológicas” en los diversos atributos de la civilización humana. Por ejemplo, la religión tribal ha sido vista como un mecanismo para consolidar la identidad de grupo, valioso para una especie recolectora-cazadora cuyos individuos se basan en la cooperación para atrapar las presas más grandes y rápidas. Con frecuencia la idea preconcebida de que la evolución se formula de forma implícita a un grupo seleccionado, pero es posible reformular las teorías en cuanto a la selección ortodoxa de genes”

(Richard Dawkins, “El Gen Egoísta”)

Dawkins sostiene que el papel de replicador clave en la evolución cultural no pertenece a los genes, pero son los memes quienes reproducen el pensamiento de persona a persona por medio de la imitación. Estos replicadores responden a las presiones selectivas que pueden o no afectar a la reproducción biológica o la supervivencia de la especie.

En su libro “La máquina de Memes”, Susan Blackmore se refiere a las religiones como unos memes particularmente tenaces. Una de las características comunes de las religiones más practicadas es ofrecer ventajas integradas en un contexto evolutivo. Por ejemplo, las religiones que predican el valor de la fe sobre la evidencia de la experiencia cotidiana, o intenta inocular la razón en las sociedades en contra de muchas de las herramientas básicas razonables que las personas suelen utilizar para evaluar sus ideas. Al vincular el altruismo con la afiliación religiosa, los memes religiosos pueden proliferar más rápidamente porque las personas perciben que pueden obtener beneficios sociales, así como recompensas personales. La longevidad de los memes religiosos mejora basándose en reverenciados textos religiosos.

Aaron Lynch atribuyó la solidez de los memes religiosos de la cultura humana al hecho de que esos memes incorporan múltiples modos de transmisión de memes. Memes religiosos pasan de generación en generación de padres a hijos en una sola generación a través del intercambio memético del proselitismo. La mayoría de la gente dice que la religión que poseen se las ha enseñado sus padres durante toda su vida. Muchas religiones tienen elementos contradictorios, castigar a la apostasía, por ejemplo, o demonizar a los infieles. En el libro “El Contagio del Pensamiento”, Lynch identifica los memes transmitidos en el cristianismo como de un alcance especialmente poderoso. Los creyentes ven la conversión de los no creyentes, tanto como un deber religioso y como un acto de altruismo. La promesa de los cielos a los creyentes y la amenaza del infierno a los no creyentes constituyen un fuerte incentivo para que los miembros mantengan su creencia por muy absurda que parezca. Lynch afirma que la creencia en la crucifixión de Jesús del cristianismo amplifica las otras ventajas de la replicación a través de una especie de endeudamiento de los creyentes con su Salvador por el sacrificio de este en la cruz. La imagen de la crucifixión se repite en los sacramentos religiosos, y la proliferación del símbolo de la cruz en casas e iglesias de refuerza de forma potente la amplia gama de memes cristianos.

A pesar de que los memes religiosos han proliferado en las culturas humanas, la comunidad científica moderna ha sido relativamente resistente a la creencia religiosa. Robertson (2007) razonó que si la evolución se acelera en condiciones de dificultad de propagación, entonces esperaríamos encontrar variaciones de los memes religiosos, establecidos en la población general, dirigida a las comunidades científicas. Utilizando un enfoque memético, Robertson destruye los intentos de privilegiar la espiritualidad religiosa en el discurso científico.

El éxito de tantas sectas, supersticiones e ideologías fanáticas se comprende mejor con la ayuda del meme egoísta, un virus mental que parasita la mente con independencia de la suerte de ésta. Pero el progreso del conocimiento también encaja en este esquema. Cuando un científico tiene una buena idea, se la pasa a alumnos y colegas. Unas ideas se perpetúan. Otras se extinguen. ¿Por qué no hablamos ahora de placebos existenciales o de infecciones mentales? La clave quizá esté en el mismo mecanismo de selección. Los memes superan la selección, en virtud de dos grandes criterios. Uno consiste en fortalecer la cohesión de una identidad colectiva de mentes... El otro consiste en aumentar la capacidad mental de anticipación: el conocimiento. Los memes de la primera clase compiten con memes de su misma especie: otra nacionalidad, otra religión, otro club, otro clan, otra familia, otra tribu, otra escuela, etc… Los memes de la segunda clase compiten también con los de su especie: otras ideas con la misma pretensión de comprender la misma realidad. Pero su perseverancia se decide ahora por colisión continua con la evidencia y se perpetúan por las bibliotecas como un valor renunciable. Ambas líneas de evolución se cruzan sólo en actos tan significativos como la quema de libros. El hecho diferencial tiene nombre: la fe ciega.

______________________

meme dawkins cristianismo ateismo

Críticas a la Teoría Memética

La utilización de la teoría de los memes se ha extendido por varias ramas de la ciencia y el pensamiento, pero no es aceptada universalmente, ni siquiera en el contexto de los estudios evolucionistas. Aunque, si bien es una idea filosóficamente muy fuerte, es sensible a la crítica en tanto que como otros parámetros biológicos su quehacer es casi inobservable mientras no se manejen lapsos de tiempo que superan la vida humana e incluso la misma edad del método científico empírico que debe verificarlas o refutarlas. Interesantes fueron las disputas de Dawkins con el añorado Stephen Jay Gould, en quien encontró uno de sus detractores más activos.

El debate sigue abierto, pero ha dado sus frutos. Dawkins ya no es tan radical y sus adversarios, como el desaparecido Gould, ya admiten la trascendencia selectiva del gen, entre otras cosas porque sirve incluso para explicar las selecciones en niveles superiores de la jerarquía biológica, como el grupo o la especie.

 .

__________________________________________________

Descargar el libro:

El Gen Egoísta

Español

gen egoista ateismo cristianos 

Fuentes:

- ’Cultura/s’ de ’La Vanguardia’, 17/3/04
- http://www.lne.es/secciones/noticia.jsp?pRef=1787_66_566340__Cultura-egoista-memes
- Introducción general a la teoría de memes; Jordi Cortés Morató
- http://en.wikipedia.org/wiki/The_Selfish_Gene
- http://en.wikipedia.org/wiki/Meme
 .

Ver:Richard Dawkins. El Ateo más Famoso de la Actualidad

              Ver: 12 Pasos Evolutivos más Importantes 

             Ver: 25 Partes del Cuerpo que no Necesitamos

Ver: Selección Natural. El Gran Problema de los Creacionistas

                          Ver artículos sobre: Evolución.                                  

                      Ver Sección:  Ciencia y Tecnología.

ARTICULOS RELACIONADOS

15 Ideas erróneas sobre la Evolución.  
Lucy. La chica mas querida por el Ateísmo.
Selam. La hija de Lucy o el bebe de Dikika.
Evolución, teorías y leyes científicas.
¿Como llegamos aquí? (Evolución Biológica)

 

“La fe ciega puede justificar lo que sea. Si un hombre cree en un dios diferente, o incluso si usa un ritual diferente para adorar al mismo dios, la fe ciega puede decretar que debe morir ya sea en una cruz, empalado, atravesado por la espada de un cruzado, con un disparo en una calle de Beirut, o dinamitado en un bar en Belfast. Los memes de la fe ciega tienen sus propias maneras inmisericordes de propagarse a sí mismos. Esto es cierto en la fe ciega patriótica y política, al igual que en la religiosa”       Richard Dawkins

INDICE DE ARTICULOS